salamandra 

Hoy salgo a respirar a la ventana. Parece que ha refrescado un poco. Frente a mí está El salamandra, paseando los muros del edificio de enfrente. Él ha tenido más suerte que yo, no sólo puede respirar este aire viciado y radiactivo, sino que además puede adherirse a las paredes y desafiar la gravedad. Su mutación genética sí que se lo permite.

Anuncios