Etiquetado: juventud Mostrar/Ocultar Comentarios | Atajos de teclado

  • viva el Thu22Nov18 Permalink
    Etiquetas: juventud, ,   

    El viejo 

    Nadie sabe de su dolor,
    nadie de sus sombras
    ni de la ausencia.
    Sólo es pellejo cansado
    sobre frágiles huesos
    que un día caminaron
    ufanos de juventud.

    Anuncios
     
  • viva el Tue13Nov18 Permalink
    Etiquetas: , , , , , juventud, , , , , , , ,   

    Octubre 

    Tus ojos son las alas de la noche en que miro las estrellas de mi amor y el fresco rocío de nuestra sedienta madrugada.
    HAIKU BLANCO Bordes de nieve, sueño en la almohada que te adormece.
    El ruido de las olas, columpio en el vacío de mi eterna juventud.
    Extraño efluvio: soles de himeneo con las estrellas.
    Rosas al viento, sus pétalos flotando y persiguiendo quimeras.
    He desnudado tu vertical sonrisa, ninguna prisa.

     
  • viva el Tue14Feb17 Permalink
    Etiquetas: , , juventud, , , , , , , ,   

    SOLVE ET COAGULA 

    El polvo del espíritu se coagula,
    Dejando sitio
    A la purpúrea noche.
    El espíritu del polvo se disuelve
    En el complaciente
    Infinito de los días.
    Mujer de ébano,
    Entre luces y sombras,
    Se adormece sobre
    Las rastreras raíces
    De una higuera seca y muerta.
    Caen los sueños
    Como lluvia de otoño
    Sobre la pútrida hojarasca.
    De su boca infectada chorrean
    Espumarajos purulentos
    Y ponzoñosos
    De sangre verdinegra.
    Se ha dormido la eterna juventud
    Como una oruga irisada y macilenta.
    El ruido de las olas
    Llega como un susurro
    De pétalos caídos.

     
  • viva el Thu20Oct16 Permalink
    Etiquetas: juventud,   

    La vejez es un hat trick de juventud 

    La vejez es un hat trick de juventud.

     
  • viva el Fri29Apr16 Permalink
    Etiquetas: , , , , , , , , , , , juventud, , , , , , , , , , , ,   

    Repito hoy este discurso de Chaplin Discurso final… 

    Repito hoy este discurso de Chaplin:

    Discurso final de la película “El gran dictador”, de Charlie Chaplin, 1940
    “Lo siento.
    Pero… yo no quiero ser emperador. Ese no es mi oficio, sino ayudar a todos si fuera posible. Blancos o negros. Judíos o gentiles. Tenemos que ayudarnos los unos a los otros; los seres humanos somos así. Queremos hacer felices a los demás, no hacernos desgraciados. No queremos odiar ni despreciar a nadie. En este mundo hay sitio para todos y la buena tierra es rica y puede alimentar a todos los seres. El camino de la vida puede ser libre y hermoso, pero lo hemos perdido. La codicia ha envenenado las armas, ha levantado barreras de odio, nos ha empujado hacia las miserias y las matanzas.
    Hemos progresado muy deprisa, pero nos hemos encarcelado a nosotros mismos. El maquinismo, que crea abundancia, nos deja en la necesidad. Nuestro conocimiento nos ha hecho cínicos. Nuestra inteligencia, duros y secos. Pensamos demasiado, sentimos muy poco.
    Más que máquinas necesitamos más humanidad. Más que inteligencia, tener bondad y dulzura.
    Sin estas cualidades la vida será violenta, se perderá todo. Los aviones y la radio nos hacen sentirnos más cercanos. La verdadera naturaleza de estos inventos exige bondad humana, exige la hermandad universal que nos una a todos nosotros.
    Ahora mismo, mi voz llega a millones de seres en todo el mundo, millones de hombres desesperados, mujeres y niños, víctimas de un sistema que hace torturar a los hombres y encarcelar a gentes inocentes. A los que puedan oírme, les digo: no desesperéis. La desdicha que padecemos no es más que la pasajera codicia y la amargura de hombres que temen seguir el camino del progreso humano.
    El odio pasará y caerán los dictadores, y el poder que se le quitó al pueblo se le reintegrará al pueblo, y, así, mientras el Hombre exista, la libertad no perecerá.
    Soldados:
    No os entreguéis a ésos que en realidad os desprecian, os esclavizan, reglamentan vuestras vidas y os dicen qué tenéis que hacer, qué decir y qué sentir.
    Os barren el cerebro, os ceban, os tratan como a ganado y como carne de cañón. No os entreguéis a estos individuos inhumanos, hombres máquina, con cerebros y corazones de máquina.
    Vosotros no sois ganado, no sois máquinas, sois Hombres. Lleváis el amor de la Humanidad en vuestros corazones, no el odio. Sólo los que no aman odian, los que no aman y los inhumanos.
    Soldados:
    No luchéis por la esclavitud, sino por la libertad. En el capítulo 17 de San Lucas se lee: “El Reino de Dios no está en un hombre, ni en un grupo de hombres, sino en todos los hombres…” Vosotros los hombres tenéis el poder. El poder de crear máquinas, el poder de crear felicidad, el poder de hacer esta vida libre y hermosa y convertirla en una maravillosa aventura.
    En nombre de la democracia, utilicemos ese poder actuando todos unidos. Luchemos por un mundo nuevo, digno y noble que garantice a los hombres un trabajo, a la juventud un futuro y a la vejez seguridad. Pero bajo la promesa de esas cosas, las fieras subieron al poder. Pero mintieron; nunca han cumplido sus promesas ni nunca las cumplirán. Los dictadores son libres sólo ellos, pero esclavizan al pueblo. Luchemos ahora para hacer realidad lo prometido. Todos a luchar para liberar al mundo. Para derribar barreras nacionales, para eliminar la ambición, el odio y la intolerancia.
    Luchemos por el mundo de la razón.
    Un mundo donde la ciencia, el progreso, nos conduzca a todos a la felicidad. Soldados:
    En nombre de la democracia, debemos unirnos todos.”

     
  • viva el Fri5Jun15 Permalink
    Etiquetas: , , , , , , , , , , , , juventud, , , , , , , , , , , ,   

    Discurso final de la película El gran… 

    Discurso final de la película “El gran dictador”, de Charlie Chaplin, 1940
    “Lo siento.
    Pero… yo no quiero ser emperador. Ese no es mi oficio, sino ayudar a todos si fuera posible. Blancos o negros. Judíos o gentiles. Tenemos que ayudarnos los unos a los otros; los seres humanos somos así. Queremos hacer felices a los demás, no hacernos desgraciados. No queremos odiar ni despreciar a nadie. En este mundo hay sitio para todos y la buena tierra es rica y puede alimentar a todos los seres. El camino de la vida puede ser libre y hermoso, pero lo hemos perdido. La codicia ha envenenado las armas, ha levantado barreras de odio, nos ha empujado hacia las miserias y las matanzas.
    Hemos progresado muy deprisa, pero nos hemos encarcelado a nosotros mismos. El maquinismo, que crea abundancia, nos deja en la necesidad. Nuestro conocimiento nos ha hecho cínicos. Nuestra inteligencia, duros y secos. Pensamos demasiado, sentimos muy poco.
    Más que máquinas necesitamos más humanidad. Más que inteligencia, tener bondad y dulzura.
    Sin estas cualidades la vida será violenta, se perderá todo. Los aviones y la radio nos hacen sentirnos más cercanos. La verdadera naturaleza de estos inventos exige bondad humana, exige la hermandad universal que nos una a todos nosotros.
    Ahora mismo, mi voz llega a millones de seres en todo el mundo, millones de hombres desesperados, mujeres y niños, víctimas de un sistema que hace torturar a los hombres y encarcelar a gentes inocentes. A los que puedan oírme, les digo: no desesperéis. La desdicha que padecemos no es más que la pasajera codicia y la amargura de hombres que temen seguir el camino del progreso humano.
    El odio pasará y caerán los dictadores, y el poder que se le quitó al pueblo se le reintegrará al pueblo, y, así, mientras el Hombre exista, la libertad no perecerá.
    Soldados:
    No os entreguéis a ésos que en realidad os desprecian, os esclavizan, reglamentan vuestras vidas y os dicen qué tenéis que hacer, qué decir y qué sentir.
    Os barren el cerebro, os ceban, os tratan como a ganado y como carne de cañón. No os entreguéis a estos individuos inhumanos, hombres máquina, con cerebros y corazones de máquina.
    Vosotros no sois ganado, no sois máquinas, sois Hombres. Lleváis el amor de la Humanidad en vuestros corazones, no el odio. Sólo los que no aman odian, los que no aman y los inhumanos.
    Soldados:
    No luchéis por la esclavitud, sino por la libertad. En el capítulo 17 de San Lucas se lee: “El Reino de Dios no está en un hombre, ni en un grupo de hombres, sino en todos los hombres…” Vosotros los hombres tenéis el poder. El poder de crear máquinas, el poder de crear felicidad, el poder de hacer esta vida libre y hermosa y convertirla en una maravillosa aventura.
    En nombre de la democracia, utilicemos ese poder actuando todos unidos. Luchemos por un mundo nuevo, digno y noble que garantice a los hombres un trabajo, a la juventud un futuro y a la vejez seguridad. Pero bajo la promesa de esas cosas, las fieras subieron al poder. Pero mintieron; nunca han cumplido sus promesas ni nunca las cumplirán. Los dictadores son libres sólo ellos, pero esclavizan al pueblo. Luchemos ahora para hacer realidad lo prometido. Todos a luchar para liberar al mundo. Para derribar barreras nacionales, para eliminar la ambición, el odio y la intolerancia.
    Luchemos por el mundo de la razón.
    Un mundo donde la ciencia, el progreso, nos conduzca a todos a la felicidad. Soldados:
    En nombre de la democracia, debemos unirnos todos.”

     
  • viva el Wed9Apr14 Permalink
    Etiquetas: juventud   

    Siempre mira al sur resaca de orgías de… 

    Siempre mira al sur,
    resaca de orgías
    de mi eterna juventud.

     
  • viva el Thu7Nov13 Permalink
    Etiquetas: juventud   

    La verdadera lotería sería comprar un minuto y… 

    La verdadera lotería sería comprar un minuto y que te toque un millón de años de eterna juventud.

     
  • viva el Mon28Oct13 Permalink
    Etiquetas: , , , juventud, ,   

    Ella también lo miró pensando que el hombre… 

    Ella también lo miró, pensando que el hombre tenía cara de pepinillo. Se equivocaba. En realidad tenía cara de aceituna. Nada, un pequeño error de juventud… (Como no he practicado nunca la greguería, me autocito, a ver si vale…)

     
  • viva el Wed1May13 Permalink
    Etiquetas: juventud, , ,   

    Tanta lucha de años tantas escaseces tantas muertes…… 

    Tanta lucha de años, tantas escaseces, tantas muertes…
    Nos robaron la juventud, las fuerzas, los logros,
    Hurtaron los recuerdos a punta de decreto, ahora
    yacen vacías nuestras manos, inertes ante su iniquidad.

     
c
Crea una nueva entrada
j
Siguiente entrada / Siguiente comentario
k
anterior entrada/anterior comentario
r
Responder
e
Editar
o
mostrar/ocultar comentarios
t
ir al encabezado
l
ir a iniciar sesión
h
mostrar/ocultar ayuda
shift + esc
Cancelar