Etiquetado: familia Mostrar/Ocultar Comentarios | Atajos de teclado

  • viva el Tue12Jun18 Permalink
    Etiquetas: , , , , , , familia, ,   

    Sikkim 

    La pequeña huérfana americana entró a formar parte de la familia real el día fijado por los astrólogos, siendo coronada, con tan sólo veinticinco años, como la gyalmo de Sikkim, la reina de El reino de las orquídeas.
    Al pie del trono, la Denjong Gyallo, la que reina sobre el país del arroz y esposa de las divinidades, recoge las ofrendas de un lama: un cofre precioso, lleno de amuletos de la buena suerte, mientras, en los jardines de palacio cantan los niños del templo bajo las banderolas de vivos colores. Es un día radiante y festivo en el pequeño reino de Sikkim.

    -Yo le amo, y el reino de Sikkim es un país de ensueño. Dice Hope Cooke, cuando el principe Thondup, le ofrece, junto a su amor, la corona del reino.

    Apenas cuatro años antes, ella había encontrado a su apesadumbrado príncipe en un hotel de Darjeeling. Ni en sus más osados sueños hubiera imaginado una historia de amor tan de cuento de hadas… Continuará

    Anuncios
     
  • viva el Fri1Jun18 Permalink
    Etiquetas: , familia, , , , ,   

    Hagamos un libro 

    «En nuestra familia nunca hablábamos, nos dejábamos los mensajes en la puerta de la nevera. Hasta que cumplí 18 años pensaba que mi nombre era “Cállate”. Tenía sólo dos amigas, que eran imaginarias y jugaban entre ellas. Lo más divertido era ver como mi abuela seguía enterrando a sus maridos, y alguno de ellos sólo estaba echando la siesta.
    Un día, uno de mis muchos abuelastros contemplaba como la luna se levantaba perezosamente sobre el viejo cementerio en el que yacían nueve de sus predecesores…

     
  • viva el Tue13Mar18 Permalink
    Etiquetas: , , , familia, , , , , , ,   

    La Noria 

    Wonder Wheel (La Noria, 2017), es más que una película del irregular y prolífico Woody Allen, es un entramado nihilista y trufado de humor negro, de aciertos dorados, grises, ambiguos e imprevisibles.
    La protagonista, Ginny (una Kate Winslet espléndida en sus generosos registros interpretativos) trabaja y malvive entre barracones de feria con su actual marido y su pequeño hijo pirómano de nueve años. Es el comienzo del declive de Coney Island, un mítico parque de atracciones en la playa más popular de Nueva York. Corre el año 1950.
    Una visita inesperada de la hija pródiga (June Temple) del marido de Ginny (un Jim Belushi como siempre certero en sus excesos, un personaje que se postula infeliz, tierno y violento) perturba aún más la convivencia resignada de la familia.
    Simultáneamente, Mickey, un socorrista de playa con ambiciones literarias (Justin Timberlake dota al personaje de un sorprendente hilo conductor) se cruza entre Ginny y su recién llegada hijastra.
    Pero el pasado azaroso de cada una de ellas, como en una tragicomedia clásica, termina por colocarlas en su sitio sin -en apariencia- juzgarlas.
    Diálogos que parecen extraídos de una pieza de Eugene O’Neill o Tenesse Williams. De hecho, mucho de Blanche DuBois empapa a Ginny en su propio tranvía del deseo, aunque en este caso sería mejor llamarlo montaña rusa… Hay un homenaje deliberado de Allen hacia esos maestros dramaturgos norteamericanos y también al color de las películas de Douglas Sirk (gracias sobre todo al talento de orfebre director de fotografía Vittorio Storaro) pero no se trata de ningún plagio sino de una declaración de principios, sin trucos. Lo mejor del cronista de Manhattan desde Match Point.

     
  • viva el Tue13Mar18 Permalink
    Etiquetas: , , familia, , , , , , ,   

    La Noria 

    Wonder Wheel (La Noria, 2017), es más que una película del irregular y prolífico
    Woody Allen, es un entramado nihilista y trufado de humor negro, de aciertos
    dorados, grises, ambiguos e imprevisibles.
    La protagonista, Ginny (una Kate Winslet espléndida en sus generosos registros
    interpretativos) trabaja y malvive entre barracones de feria con su actual
    marido y su pequeño hijo pirómano de nueve años. Es el comienzo del declive de
    Coney Island, un mítico parque de atracciones en la playa más popular de Nueva
    York. Corre el año 1950.
    Una visita inesperada de la hija pródiga (June Temple) del marido de Ginny (un
    Jim Belushi como siempre certero en sus excesos, un personaje que se postula
    infeliz, tierno y violento) perturba aún más la convivencia resignada de la
    familia.
    Simultáneamente, Mickey, un socorrista de playa con ambiciones literarias
    (Justin Timberlake dota al personaje de un sorprendente hilo conductor) se cruza
    entre Ginny y su recién llegada hijastra.
    Pero el pasado azaroso de cada una de ellas, como en una tragicomedia clásica,
    termina por colocarlas en su sitio sin -en apariencia- juzgarlas.
    Diálogos que parecen extraídos de una pieza de Eugene O’Neill o Tenesse
    Williams. De hecho, mucho de Blanche DuBois empapa a Ginny en su propio tranvía
    del deseo, aunque en este caso sería mejor llamarlo montaña rusa… Hay un
    homenaje deliberado de Allen hacia esos maestros dramaturgos norteamericanos y
    también al color de las películas de Douglas Sirk (gracias sobre todo al talento
    de orfebre director de fotografía Vittorio Storaro) pero no se trata de ningún
    plagio sino de una declaración de principios, sin trucos. Lo mejor del cronista
    de Manhattan desde Match Point.

     
  • viva el Wed17May17 Permalink
    Etiquetas: , familia, , , , ,   

    EL INTELECTUAL DEL GRUPO 

    Recuerdo a mi abuelo Vicente sentado en una mesa y haciendo algo extraordinario en aquel mundo tan rural, tan brutal y cavernícola. Tenía puestas unas gafas, pequeñas y redondas, que yo aún conservo, y estaba leyendo y escribiendo sobre unos libros. Me pareció increíble. Desde entonces considero a mi abuelo como alguien mágico, extraordinario, el más respetable intelectual de toda mi familia y de todo el pueblo. Un ser que escapaba a cualquier parámetro de aquel entorno campesino y zafio. Mi admiración por él sigue siendo hoy de veneración y respeto absoluto. Y además mi madre siempre decía que yo era el heredero de su carácter, un carácter como el de las gaseosas, aparentemente explosivo al principio, que al abrirlas parecen que van a explotar pero luego se quedan en nada, dulces y buenas. Ese presagio de mi madre, evidentemente, se acabó cumpliendo en los dos sentidos contrarios.

     
  • viva el Wed17May17 Permalink
    Etiquetas: familia   

    ODIO A MIS PADRES, ODIO A MI FAMILIA 

     
  • viva el Thu11May17 Permalink
    Etiquetas: , , , familia, , , , , , , , , , , , , , , , ,   

    MI EPOPEYA RÚSTICA 

    Nací a las 12 de la noche de un 29 de marzo de 1964, en el oratorio de la Casa grande o Casa de los Manrique. Un oratorio o capilla de la casa solariega de Rodrigo Manrique, en la que su hijo, Jorge, vivió su feliz luna de miel, y que en mi época había sido mancillado, convirtiéndolo en el dormitorio principal de una parte de la casa, que ahora era una corrala de vecinos, de la que mi abuela materna era propietaria de una cuarta parte de la misma.
    Nací pues en un pueblo de La Mancha que había recibido sucesivamente el nombre de Belmontejo de la Sierra, Belmonte y finalmente Villa de Los Manrique o Villamanrique. Un pueblo que, en pleno siglo XX, aún permanecía en la Edad Media. En una época más degradada y mísera aún que aquella debido a los estragos de la postguerra española. En la más oscura y profunda España, católica, apostólica y romana, en un lugar de La Mancha, entre la Sierra de Alcaraz y Sierra Morena, de la que me acuerdo con más nubes que claros. Una tierra en donde los maquis y los bandoleros seguían siendo un tema de conversación habitual. En donde las historias de la guerra civil aún estaban vivas y no habían cicatrizado. En donde la pobreza y la roña eran aceptadas como lo más natural del mundo. Un mundo donde no era difícil encontrarse con quinquis, latoneros, familias de cíngaros ambulantes y gitanos sedentarios. Una tierra de paso, el natural entre Andalucía y la Mancha, llena de caminos polvorientos, de repoblación y despoblación, en la que también había “jaros” procedentes de Europa que Franco había traído para “repoblar” y hasta viejos bandoleros de Sierra Morena. En fin, una honrada y leal villa de la España franquista, a la que no llegó la guerra pero sí sus rencillas, enfrentamientos y consecuencias. Un lugar de paso, en el que nunca nadie ha querido permanecer durante mucho tiempo, un territorio sin raíces y sin historia. Un paso fronterizo durante siglos entre moros y cristianos. Una tierra periférica dejada de la mano de cualquiera que por allí pasase, incluidos Don Quijote y Santa Teresa. Una comarca de soles, vientos y piedras oxidados y olvidados, sin más novedades que las pasajeras y aventureras nubes.
    De mi familia paterna sé, según contaba mi padre, que procedía de Andalucía. El primer Alfaro que, según él, había llegado al pueblo era el llamado Abuelo Carbonero, un hombre, al parecer, listo y emprendedor que debió hacerse con una buena cantidad de tierras serranas, vírgenes y sin roturar, que mi familia paterna fue convirtiendo en olivares a lo largo de varias generaciones. Yo mismo me enorgullezco de haber participado junto con mi padre en esa epopeya familiar, en esa conversión de una sierra pedregosa, pobre y arisca en productivos y ordenados olivares, plantando, mano a mano con mi padre, 300 olivos, quizás los últimos 300 que se han plantado ya en la familia. Yo por lo menos no pienso plantar más. A los catorce años se acabó mi rural y bucólica epopeya. Yo también estaba allí de paso. De paso hacia ningún sitio.

     
  • viva el Fri28Apr17 Permalink
    Etiquetas: , , familia, , , ,   

    EL NAVAJAZO A MI HERMANA 

    Fue una repentina explosión de rabia. Yo estaba sentado con mi familia alrededor de la mesa redonda de la cocina. Era de noche. Estábamos cenando. Algo que hizo mi hermana mayor me hizo rabiar de ira. Yo estaba sentado en una de esas sillitas de bebé que también era de madera y que te elevaban a la altura de los adultos en la mesa. Podía comer por mi mismo y alcanzar los objetos que había sobre la mesa, entre ellos una pequeña navaja con mango de colores. Supongo que era mía porque estaba a mi alcance fácilmente. No recuerdo que fue lo que mi hermana hizo, pero realmente me cabreó. Cogí la navaja y sin dar tiempo a nadie para reaccionar se la lance a mi hermana mayor. Mi puntería no debió ser mala porque le partí la ceja. Un tremendo tortazo vino inmediatamente a visitar mi cara. En un segundo, una tranquila y rutinaria cena familiar se había con vertido en una tragedia rural.

     
  • viva el Wed11May16 Permalink
    Etiquetas: familia,   

    Familia burguesa, estado burgués y religión burguesa 

    Familia burguesa, estado burgués y religión burguesa: la santa trinidad de las hamburguesas.

     
  • viva el Fri17Jul15 Permalink
    Etiquetas: , familia, , ,   

    Adivinanza homenaje ¡Y un poco también parábola Se… 

    Adivinanza homenaje. ¡Y un poco también parábola!
    Se parecen a las notas de silencio en la música: sin ellas no habría melodía.
    Se parecen a las calles y jardines de las ciudades: sin ellos la ciudad sería un solo edificio enorme y de planta baja.
    Se parecen a la sal y las especias en la cocina: sin ellos no habría sabores.
    Forman toda una familia, y el más humilde de ellos es, a mi juicio, el más importante. Aquí están:
    . , ; : … ” – _ *
    ¡Los signos de puntuación! Sinellosnohabríaliteratura.
    ¿El más humilde? Tal vez el “espacio”, tal vez la “diéresis”, que no se hace visible sin la letra a la que sirve.

     
  • viva el Tue10Sep13 Permalink
    Etiquetas: familia   

    Yo de mi familia no se ni el… 

    Yo de mi familia no se ni el día en q nací.

     
  • viva el Mon3Jun13 Permalink
    Etiquetas: , familia, ,   

    Familia patria y Dios forman la oscura Trinidad… 

    Familia, patria y Dios forman la oscura Trinidad del Capitalismo y el PP es su profeta.

     
  • viva el Wed10Oct12 Permalink
    Etiquetas: familia   

    Si los Borbones son la familia real ¿la… 

    Si los Borbones son la familia real, ¿la mía es imaginaria?

     
  • viva el Fri18Nov11 Permalink
    Etiquetas: familia,   

    Si educas a un hijo para que logre… 

    Si educas a un hijo para que logre los objetivos que tu no alcanzaste estarás fabricando al segundo frustrado de tu familia.

     
  • viva el Thu21Oct10 Permalink
    Etiquetas: , familia, , ,   

    W.L.Q. 

    En estos tiempos modernos, de agitada precipitación y grandes combinaciones, cuando el origen de familia no tiene valor alguno, las fortunas se hacen en un día, y las reputaciones se pierden en una hora, los secretos de los hombres son, algunas veces, muy extraños. Uno de éstos es el que revelo en este libro; uno que será, aseguro anticipadamente, enigmático y sorprendente para el lector.

    El misterio ha sido tomado de la vida diaria, y hasta hoy la verdad concerniente a él ha sido considerada estrictamente confidencial por las personas mencionadas aquí, aun cuando ahora me han permitido que haga públicas estas notables circunstancias.

     
  • viva el Thu21Oct10 Permalink
    Etiquetas: familia, ,   

    En estos tiempos modernos, de agitada pr… 

    En estos tiempos modernos, de agitada precipitación y grandes combinaciones, cuando el origen de familia no tiene valor alguno, las fortunas se hacen en un día, y las reputaciones se pierden en una hora, los secretos de los hombres son, algunas veces, muy extraños. Uno de éstos es el que revelo en este libro; uno que será, aseguro anticipadamente, enigmático y sorprendente para el lector.

    El misterio ha sido tomado de la vida diaria, y hasta hoy la verdad concerniente a él ha sido considerada estrictamente confidencial por las personas mencionadas aquí, aun cuando ahora me han permitido que haga públicas estas notables circunstancias.

    W.l.q.

     
  • viva el Tue18May10 Permalink
    Etiquetas: familia   

    no debes esperar bien alguno de tu familia 

    buenos consejos

     
  • viva el Fri12Dec08 Permalink
    Etiquetas: familia,   

    Cuando las cucharas… 

    Cuando las cucharas de toda la familia arremeten con la sopa, parecen remeros de regata.

     
  • viva el Fri20Jun08 Permalink
    Etiquetas: , , , , , , , , , familia, , , , , , , , , , , , , , , , ,   

    CONDENADO 

    He sembrado como un tubérculo su carne y la he regado de rocío. Conviene tener ese detalle. Sólo porque hoy celebro esa clase de éxito moderno de enterrar al enemigo. Levanto mi sombrero. Le dejé en calzoncillos, pienso con gran satisfacción. En este laberinto, de todas formas, no lo van a encontrar. Qué muerte tan poética, comenta Mira. Ha sido rápido, respondo. El cascabel de la muerte sonando de nuevo en nuestra familia, otro cadáver más, dice. El cementerio huele a orín y ese maldito símbolo está por todas partes. Saco un pañuelo del bolsillo y cubro mi nariz. La literatura, muchacha, es el barco en que este viejo acaricia tus senos, digo para animarla. Sonríe.

     
  • viva el Fri20Jun08 Permalink
    Etiquetas: , , , , , , , , familia, , , , , , , , , , , , , , , , , ,   

    He sembrado como un tubérculo su carne … 

    He sembrado como un tubérculo su carne y la he regado de rocío. Conviene tener ese detalle. Sólo porque hoy celebro esa clase de éxito moderno de enterrar al enemigo. Levanto mi sombrero. Le dejé en calzoncillos, pienso con gran satisfacción. En este laberinto, de todas formas, no lo van a encontrar. Qué muerte tan poética, comenta Mira. Ha sido rápido, respondo. El cascabel de la muerte sonando de nuevo en nuestra familia, otro cadáver más, dice. El cementerio huele a orín y ese maldito símbolo está por todas partes. Saco un pañuelo del bolsillo y cubro mi nariz. La literatura, muchacha, es el barco en que este viejo acaricia tus senos, digo para animarla. Sonríe.

     
  • viva el Fri20Jun08 Permalink
    Etiquetas: , , , , , , , , familia, , , , , , , , , , , , , , , , ,   

    He sembrado como un tubérculo su carne y… 

    He sembrado como un tubérculo su carne y la he regado de rocío. Conviene tener ese detalle. Sólo porque hoy celebro esa clase de éxito moderno de enterrar al enemigo. Levanto mi sombrero. Le dejé en calzoncillos, pienso con gran satisfacción. En este laberinto, de todas formas, no lo van a encontrar. Qué muerte tan poética, comenta Mira. Ha sido rápido, respondo. El cascabel de la muerte sonando de nuevo en nuestra familia, otro cadáver más, dice. El cementerio huele a orín y ese maldito símbolo está por todas partes. Saco un pañuelo del bolsillo y cubro mi nariz. La literatura, muchacha, es el barco en que este viejo acaricia tus senos, digo para animarla. Sonríe.

     
  • viva el Tue14Aug07 Permalink
    Etiquetas: familia, , ,   

    Skarmenti (2) 

    A pesar de su empecinamiento, la mula sabía hacer su trabajo con el más esclarecido rigor y desenvoltura de las bestias faranduleras. Antes de elegir el mejor de los descampados de la ciudad, bien provisto de hierba fresca y abundante, recorría las más importantes plazas y calles del lugar, lo cual permitía a la familia Skarmenti anunciar a bombo y platillo -o a timbal y latón- su maravilloso y único espectáculo en el mundo. Espectáculo en el que todos tenían su papel asignado, desde la cabra, que no sólo daba leche a la familia sino también conciertos de pedorretas al público congregado, pasando por la troupe de fraternales saltimbanquis y odaliscas, hasta la genial y quimérica mulilla, que ataviada de tirabuzones y pantalón de tirantes predicaba su particular evangelio de rebuznos inconmensurables y reveladores. Evangelio, dicho sea de paso, ante el cual era imposible hacerse oídos sordos pues su estertor era fácilmente escuchado en diez millas a la redonda, provocando en más de una ocasión entre los asistentes, e incluso entre los ausentes, el llanto y crujir de dientes propios del juicio final.

     
  • viva el Tue14Aug07 Permalink
    Etiquetas: familia, ,   

    A pesar de su empecinamiento la mula sabía… 

    A pesar de su empecinamiento, la mula sabía hacer su trabajo con el más esclarecido rigor y desenvoltura de las bestias faranduleras. Antes de elegir el mejor de los descampados de la ciudad, bien provisto de hierba fresca y abundante, recorría las más importantes plazas y calles del lugar, lo cual permitía a la familia Skarmenti anunciar a bombo y platillo -o a timbal y latón- su maravilloso y único espectáculo en el mundo. Espectáculo en el que todos tenían su papel asignado, desde la cabra, que no sólo daba leche a la familia sino también conciertos de pedorretas al público congregado, pasando por la troupe de fraternales saltimbanquis y odaliscas, hasta la genial y quimérica mulilla, que ataviada de tirabuzones y pantalón de tirantes predicaba su particular evangelio de rebuznos inconmensurables y reveladores. Evangelio, dicho sea de paso, ante el cual era imposible hacerse oídos sordos pues su estertor era fácilmente escuchado en diez millas a la redonda, provocando en más de una ocasión entre los asistentes, e incluso entre los ausentes, el llanto y crujir de dientes propios del juicio final.

     
  • viva el Mon13Aug07 Permalink
    Etiquetas: , , , , , familia, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,   

    Julio Skarmenti 

    Julio Skarmenti pertenecía a una de esas extrañas familias de gitanos universales que recorrían el mundo en una tartana. Una de esas familias de saltimbanquis y latoneros cuyo destino estaba dirigido por una tozuda mula que elegía en cada encrucijada el camino que ninguno de ellos hubiera tomado.
    Julio Skarmenti achacaba a esta circunstancia los terribles e insólitos parajes a los que arribaron repetidas veces contra su voluntad e incluso a pesar de los negros augurios de la abuela Trinidad. La vieja gitana, capaz de adivinar el futuro más incierto de la clientela, se obnubilaba ante las empecinadas elecciones de aquella vieja acémila.

    —Mal fario – se limitaba a decir la abuela cuando la bestia tomaba el camino que todos los Skarmenti hubieran instintivamente evitado. Todos menos aquella terca y cojitranca mula del demonio que con su renca pata señalaba su suerte y la de todos sus contrariados dueños.

    Entonces, Julio Skarmenti, el menor de los Skarmenti, se sentía perdido y su moreno y curtido rostro dejaba traslucir una leve oleada de angustia irracional ante el abyecto e inmediato futuro. Sus negros fanales se anegaban de aciagos presagios y hasta la brisa parecía flamear de un hedor maléfico y execrable. Subía a la tartana y, enroscado como una serpiente herida, dormía el último trecho del camino. Sólo despertaba al entrar a la ciudad, mientras su padre anunciaba, con el duro tintineo del latón, la llegada de tan insigne y nómada corte, descendiente directa de reyes y faraones del sagrado Nilo, obligada a errar en el destierro, y a ganarse la vida como saltimbanquis y latoneros por los polvorientos y ásperos confines del mundo, a causa de una caprichosa e ineluctable maldición del Gran Osiris. Y sólo entonces, el rostro quemado de Julio Skarmenti, se iluminaba seducido por la atónita e hipnotizada mirada de los niños ante semejante estafermo ambulante.

    Nadie hubiera esperado que aquella troupe descendiera con tal algarabía esa cálida mañana de mayo por una de las siete colinas que rodeaban la ciudad. Parecían salidos de la nada o, transportados quizás por el caprichoso viento, de lejanos y exóticos países a través del espacio y el tiempo.

    El pequeño Skarmenti bajaba, ya más animado, de la multicolor carreta y corría con descaro entre sus coetáneos haciendo sonar una flauta y ondeando un serpentilíneo gallardete mientras sus hermanos mayores agitaban los caireles o tocaban los improvisados timbales de la carreta y la madre y las hermanas hacían danzar sus vientres adornados de cascabeles y alaracas.

    Los niños despertaban de su hipnosis y enseguida formaban una animada comitiva que también seguía a la obstinada y visionaria mula.

    A pesar de su empecinamiento, la mula sabía hacer su trabajo con el más esclarecido rigor y desenvoltura de las bestias faranduleras. Antes de elegir el mejor de los descampados de la ciudad, bien provisto de hierba fresca y abundante, recorría las más importantes plazas y calles del lugar, lo cual permitía a la familia Skarmenti anunciar a bombo y platillo -o a timbal y latón- su maravilloso y único espectáculo en el mundo. Espectáculo en el que todos tenían su papel asignado, desde la cabra, que no sólo daba leche a la familia sino también conciertos de pedorretas al público congregado, pasando por la troupe de fraternales saltimbanquis y odaliscas, hasta la genial y quimérica mulilla, que ataviada de tirabuzones y pantalón de tirantes predicaba su particular evangelio de rebuznos inconmensurables y reveladores. Evangelio, dicho sea de paso, ante el cual era imposible hacerse oídos sordos pues su estertor era fácilmente escuchado en diez millas a la redonda, provocando en más de una ocasión entre los asistentes, e incluso entre los ausentes, el llanto y crujir de dientes propios del juicio final.

    Por la noche, con instinto felino, Julio escapaba del campamento familiar y recorría la ciudad. Poco importaba si la luna era un queso comido o recién hecho. Con igual habilidad, Julio caminaba entre las sombras dispuesto a encontrar los secretos escondidos que todas las ciudades guardaban durante el día y mostraban durante la noche a los valientes como él.

    Caminó entre estatuas y ruinas apenas descubiertas por la espesa hierba, no comprendiendo como era posible que aquellas joyas pétreas estuvieran abandonadas a la intemperie. Pequeñas veredas se bifurcaban, dándole la oportunidad de sentir la náusea de la libertad que la mula les evitaba a diario con su clarividencia. Sentía que su propio destino estaba ahora en sus manos y, no sin zozobra, tomó el amplio paseo que conducía a un arco de triunfo. No pudo resistir la tentación de caminar bajo su sólido y único arco adornado de batallas y heroicos soldados. Por unos instantes oía a la multitud vitorearle y aclamarle. Un escalofrío, al mismo tiempo que un impremeditado sabor de victoria que no le correspondía, recorría su cuerpo. […]

     
    • boscour el Mar14Ago07 Permalink | Inicia sesión para responder

      Esto merece un largo, muy largo desarrollo. Buenísimo.

      Me gusta

    • Ahasvero el Mie15Ago07 Permalink | Inicia sesión para responder

      Puede continuarse… :lol:

      Me gusta

    • boscour el Jue16Ago07 Permalink | Inicia sesión para responder

      …que muy seria, como si reconociese por adelantado no sólo haber elegido el camino correcto hacia el escenario donde estaba escrito que se desarrollara el próximo capítulo del destino de los Skarmenti, sino el argumento mismo de dicho futuro familiar.
      Julio compartía con la mula ese secreto que los demás apenas sospechaban lo suficiente como para no contradecir las manifiestas y tercas intenciones de la mula que, llegada a cada bifurcación de los caminos, tendía a desviarse más y más hacia los altos montes donde los últimos escitas escondían aquellos juegos de piedras gastadas por el manoseo a que eran sometidos en procura de torcer el sempiterno veredicto. Todavía faltaba mucho, pero el muchacho y la mula sabían que se estaban aproximando. Faltaban los diluvios del hondo valle entrevistos en los sueños repetidos, donde y cuando las bestias se enterrarían hasta los cuartos y las carretas hasta los ejes. Faltaba pasar por el ataque de las manadas de perros cimarrones enfurecidas por el hambre. Faltaba todavía atravesar aquel desierto extrapolado de antiguos mapas manuscritos, donde el agua tornaríase en sangre y el sol se clavaría en un perenne cenit de plomo derretido. Por no más que mencionar algunas cosas de las tantas que faltaban ocurrir antes de terminar la actual jornada, La última luminosa.

      Me gusta

    • Ahasvero el Mar21Ago07 Permalink | Inicia sesión para responder

      en una jornada piensas liquidarte el muy, muy largo desarrollo?

      Me gusta

    • boscour el Mie22Ago07 Permalink | Inicia sesión para responder

      No sería para tanto pero puedo afirmar como testigo inoportuno que he sido, que harto trabajo le daba a Julio Skarmenti extrer de entre sus ropas y desarrollar ante los ojos de la golosa mula la desproporcionada probostide inguinal que la naturaleza y tal vez la suerte, le habían regalado. No otro era el motivo que llevaba a la jumenta a arrastrar a Julio hacia los más apartados bosques, los más solitarios valles y en fin cualquier lugar donde pudiera esperar tranquila el desarrollo de los acontecimientos.

      Me gusta

  • viva el Mon26Mar07 Permalink
    Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , familia, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,   

    greguerías e 

    Alimentos:
    * El queso va al rayador para rascarse la espalda.

    * El ketchup es un bailarín caribeño al que le encanta la salsa.

    * A pesar de su aspecto, la cebolla es un triste poema de amor.

    * El ají morrón es la lujuria de una comida ardiente. el amarillo, es para que tu cocina de envidia, y el verde por si no sabes cocinar, que al menos mantengas la esperanza.

    * La mayonesa es la más valiente de los aderezos, porque está hecha a puro huevo.

    * En el guiso se cocina la clase pobre.

    * La ensalada del amor se hace con zanahoria y huevo.

    * La cebolla deja de llorar cuando por el camino de la pumarola va acompañando al chorizo.

    * Las verduras se suicidan en las aguas de la sopa.

    * Al huevo le encanta ver como se desangra la remolacha.

    * He descubierto que la batata es una papa muy zonza.

    Animales y otras yerbas:

    * El tigre tiene manchas porque vive del pecado.

    * El gato es una gacela que puede vivir en casa.

    * La hiena es un animal político, mientras te caga se mata de risa.

    * La cebra es el mamífero más asesino, por eso tiene cadena perpetua.

    * El gato es un poni montes.

    * Cuando se aglomeran demasiadas personas frente a las jaulas, es ahí donde se dan cuenta los animales que han llegado al zoológico.

    * El elefante es el bombero de la selva.

    * El León tiene la melena larga porque no hay peluquero que se anime a cortarle el pelo.

    * La vaca viste de cuero porque ya conoce al toro.

    * El potro es tan dotado que sólo sale con yeguas.

    * El lince es el único animal con larga vista incorporado.

    * El canguro es un trabajador argentino nacionalizado australiano.

    * La jirafa tiene cuello largo porque pertenece a otra clase social.

    * El mono es un niño que desciende del hombre.

    * El loro es un locutor en la radio de la selva.

    * La nutria nació en los charcos con ínfulas de clase alta.

    * La serpiente es un vertebrado que perdió la dignidad.

    * El cien pies no tiene dudas que el camino ha de ser largo.

    * El cocodrilo es chato porque nació para zapato.

    * La araña es una mesa redonda que se le mueven las patas.

    * El escorpión es el mecánico del desierto.

    * El cangrejo es un soldado que sabe bien lo que le espera en el frente.

    * El sapo es el gordito del barrio.

    * Las hormigas son orégano con patas

    * El cerdo es la alcancía de los charcos.

    * Nosotros le decimos burro, en cambio la burra lo llama… animaaaaaaaal.

    Cosas y objetos:

    * El calzador es el tobogán donde el pié juega en la plaza de los zapatos.

    * El cenicero es la ventanilla por donde pagamos en cuotas las llamas de nuestra vida.

    * Parece mentira que en un aparato de radio pueda caber tanta gente.

    * La televisión sirve para introducir una inmensa cantidad de sordos a nuestra casa con los que no podemos hablar.

    * El diario es una sopa de letras.

    * La sábana es el pijama que usa la cama para dormir.

    * Las manecillas del reloj y la gente de los pueblos chicos giran siempre por la misma calle.

    * El tubo fluorescente te da la luz por segmentos.

    * El colchón es la suspensión de la cama.

    * El ventilador es el viento que se volvió motociclista.

    * La botella suplió al sifón porque este era un prepotente que echaba el agua por la fuerza.

    * Las ventanas de los presidios son los nichos de la libertad

    * La llave se inventó para que no pasemos la noche parados junto a la puerta.

    * La foto es el interruptor del tiempo.

    * El espejo solo sirve para que veas donde estás.

    * El lápiz se gasta porque está harto de escribir siempre las mismas palabras.

    * El carnicero es un malevo frustrado.

    * Escritorio: uniforme de inteligencia que usan los inútiles en las oficinas públicas.

    * Los medios de transportes nos hace sentir como en la nada. Ni en el origen ni en la llegada.

    * La puerta es un mueble discriminatorio que separa a los unos de los otros.

    * La casa es la mejor excusa para no vivir en sociedad.

    * El paraguas sólo sirve para esconderse del cielo.

    * Se dejó de usar el sombrero porque daba mala impresión, parecía que el dueño había perdido la mitad de la cabeza.

    * Las rejas en el frente de las casas habla de cárceles domiciliarias.

    * Las llantas son el molde de los neumáticos.

    * El peine tiene la magia de que tu cara pase inmediatamente de la locura a la sensatez.

    * La plantilla es la alfombra de los zapatos.

    De otras gentes:

    * Los chinos tienen los ojos como si desconfiaran de todo.

    * Los suecos son un pueblo compuesto de suela y taco.

    * Por fin descubrí porque los españoles dicen olé. Es un problema de olfato.

    * El italiano es alguien que nace y vive dependiendo de su madre. Ante cualquier contingencia, siempre grita: ¡mamma mía!

    * El alemán no es germano de nadie.

    El Beso:

    * El beso es la mecha de la bomba de los genitales.

    * El beso es la traqueotomía del amor.

    El Hombre y la Mujer:

    * La mujer es como el auto, sería nada sin las gomas.

    * El primer padre es el hijo de nadie. No tuvo abuelos, no tuvo primos, no tuvo madre. Por eso se inventó el día del padre.

    * Si el hombre caminara para atrás viviría doblado.

    * Al fin de cuentas la mujer siempre te acuesta.

    * La mujer tiene un promedio de vida casi dos veces menor al hombre. Todas se detienen en la juventud.

    *Una prostituta es una mujer que está convencida de que el espíritu es tan solo una sensación extraña.

    * Una mujer se embaraza cuando la levadura del amor ha fermentado en su vientre.

    Especies Marinas:

    * La Foca es el abuelo del mar de los años ’50.

    * El tiburón es el patovica del boliche de las aguas.

    * La sirena es la única mujer virgen, por eso vive en el agua.

    * Solamente los peces pueden mirar a ambos lados.

    * El caracol es un molusco que eligió ser mochilero.

    * Al único pez que le cuesta una atrocidad encontrar novia es al bagre.

    * La anguila es el consolador de las sirenas.

    Acl: Patovica en Argentina significa hombre de músculos trabajado en un gimnasio.

    Ferrocarril:

    * La formación de un tren es el más claro ejemplo de la ignorancia de los seres humanos. Aunque tengamos ruedas propias, todos nos necesitamos.

    * Un tren es la formación de los vagones en la escuela de las vías.

    * Nada más arrogante que las vías del tren, siempre se las encuentra en el medio de los pueblos.

    * El tren nos permite creer que lo que se mueve es el campo.

    Frutas y Postres:

    * Manzana: Fruta comestible hereje con inclinación al pecado.

    * Pera: La quijada de las frutas.

    * Banana: Símbolo sexual para las dietas lesbianas.

    * Uva: Fruto que se usa para brindar un mensaje de interés sexual en código morse.

    * Sandía: Mujer insaciable siempre vive embarazada.

    * Ciruela: Simboliza al matrimonio, primero dulce luego ácida.

    * Pomelo: Es una naranja amarga.

    * Limón: Fruta de mal carácter.

    * Naranja: Mujer sensual que se vende por el ombligo.

    * Durazno: Es una ciruela con bello en el pecho.

    * Gelatina: Es el seno de un postre joven y ardiente.

    La calvicie:

    * No hay mejor forma de torturar a un calvo que con un peine.

    * La barba es la solución que Dios le dio a los hombres, para que puedan dar la vuelta la cabeza el día que se quedan calvos.

    La muerte:

    * La muerte es el último acto del teatro de la vida.

    * Los ricos hicieron el mausoleo en la tierra para no pagar impuestos en el infierno.

    * A la tumba de los ricos van los gusanos suicidas.

    * En Argentina, sólo los ‘vivos’ salen del cementerio.

    * Los velorios son como las grandes comilonas en un restaurante, todos se miran para ver quien carga con el muerto.

    * Los velorios son como los coitos, lo que menos importa son los medios.

    * No hay nada más incongruente que vestir a un nudista cuando está muerto.

    * Es fácil darse cuenta cual es la calavera masculina, tiene los ojos hundidos.

    * El verdugo es alguien que mata en defensa propia del estado.

    * El cementerio es el barrio ideal, ahí los chicos no juegan a la apelota en la puerta de tu casa.

    * Un muerto es lo más parecido a una queja al gobierno, porque nunca tendrás respuesta.

    * Las flores que nacen en los cementerios son antenas de los muertos para conectarse al cielo.

    La música:

    * El rock es la danza del cuerpo; el tango del sexo; el vals de los espíritus y la música de cámara… la muerte.

    * De que serviría un CD si no existiese el parlante.

    * La música grabada es el más claro ejemplo del tirano que se esconde en cada ser. Porque esclavizamos la orquesta y le hacemos tocar cuando se nos da la gana sin pagarle un solo centavo.

    * Los instrumentos de viento fueron creados para escupir con ritmo de música.

    * El piano es la oficina de identificación musical para registrar las huellas digitales de cada pianista.

    * Violín: Instrumento político que nos enseña que toda campaña proselitista debe basarse en apoyarse en el izquierda y tocar con la derecha.

    * El órgano es un piano que necesita estar enchufado.

    La ropa:

    * El chaleco se inventó para los que no tienen brazos.

    * Si al pantalón lo usáramos al revés, para salir del migitorio llamaríamos a una ambulancia.

    * Los anteojos sólo sirven para esconder el espíritu.

    * El Corpiño es la alacena donde los niños guardan los alimentos.

    * El corpiño se creo para sostener a los senos, de modo que los lactantes no tomen soda en lugar de leche.

    * El sleep es el tiento que sujeta al potro de los deseos.

    * La ropa de mujer es suave porque su piel así lo exige.

    * El guante es el bunker donde se esconden las huellas.

    * La diferencia entre los indios y la civilización fue la invención del zapato. Le evitaron al blanco todo contacto con la naturaleza.

    * Las medias son los guantes de los pies.

    Los Parientes:

    * El hijo es la forma más parecida de regresar a la tierra.

    * La suegra es nuestra conciencia por eso es que nos descarna.

    * El tío es el padre que hubiésemos querido tener.

    * La abuela tiene el carácter que extrañamos de nuestra madre.

    * Un hermano es el otro yo que va donde yo no puedo.

    * El hijo ideal es un sobrino al que no tengo que mantener.

    * Reflexión: Si mi cuñado es un hermano político, mi hermana comete incesto.

    * Un nieto sirve para hacerme sentir que mi hijo es un copión.

    * A los parientes nadie los elige, pero ellos tampoco.

    * La esposa es un poco de tu madre; un poco de tu abuela; un poco de tu hermana; un poco de tu amiga. En definitiva, es un poco.

    * El esposo es un gerente con relaciones sexuales.

    * La diferencia entre un novio y el esposo, es la pérdida de memoria.

    Las deficiencias físicas:

    * Un sordo es un fanático por el juego de la mímica.

    * El tartamudo es alguien que remarca lo que dice para que todos lo entiendan.

    * El jorobado da toda la impresión como que ha perdido algo.

    * El rengo es alguien que con su forma de caminar, te obliga a dudar entre doblar o seguir.

    * El ciego es un profesional del control mental.

    * El manco es un canchero que quiere demostrarle al mundo que todo lo puede con una mano.

    * Hay personas que son dulces y otras que son diabéticas.

    * Un mudo es alguien que no cree en la libertad de expresión.

    * Una persona sin manos es un desubicado, no tiene tacto.

    * No todos los mogólicos son mogólicos, algunos viajan en subte (Metro).

    * Cuando un sordo se irrita las manos, va al otorrinolaringólogo.

    * El impotente es un experto en dejar a una mujer con ganas.

    * El mal de sambito es la consecuencia de una masturbación exagerada.

    * El que anda en silla de ruedas es un egoista que no está dispuesto a dar un paso por nadie.

    Las flores:

    * La diferencia entre una rosa roja y una blanca es que la segunda no tiene apetito carnal.

    * Las rosas tienen espinas para que sepamos lo que cuesta el amor.

    * La enredadera es la casamentera del barrio de las flores.

    * Las flores silvestres son anónimas porque nacen en barrios pobres.

    * Las flores de plásticos fueron hechas para corazones de hipócritas.

    * Las flores duran en un jarrón lo que el amor en las personas que la compraron.

    * Las orquídeas son flores de clase alta.

    * El girasol es un conjunto de rayos de sol con una verruga al medio.

    Los muebles:

    * La cama es la plaza de la niñez; el campo de juego sexual de la juventud, y la práctica mortuoria de la vejez.

    * El mueble es el fruto del árbol que te devuelve en comodidad los daños que le causaste.

    * La silla es un mueble millonario, porque nació en una familia acomodada.

    * La silla eléctrica es un puente que te conecta al futuro.

    * La cama siempre guarda lo mejor de nuestros sueños.

    Los Niños:

    * El cordón umbilical es la cuerda que ata a la madre con los hijos y ahorca al que juegue de marido.

    * Somos tan crueles los hombres adultos, que competimos con el niño por los pechos de la madre.

    * Hacemos un hijo con desesperación y lo dejamos partir con resignación.

    * En la construcción de un hijo el padre pone el marco pero la madre la foto.

    * Una madre es la escultora de la vida.

    * Un niño sirve para darnos cuenta que es hora de ponerse el saco.

    * El cordón umbilical es para que antes del parto la mujer no pierda al niño.

    * Si el niño no llegara a grande… seguiríamos viviendo.

    Modos, costumbres y el cuerpo humano:

    * El bostezo es el grito de los mudos.

    * La mejor manera de convivir con el mundo es yendo de a pié, pues si observamos por la ventanilla al viajar, vemos que todo regresa mientras nosotros nos vamos.

    * La siesta es el entrenamiento para el partido de la noche.

    * Los mozos son lo más parecido a una suegra, porque nos viven cambiando lo queremos comer.

    * Cuando da el sol no es saludable salir a caminar con la suegra, porque la sombra nos maldice por dos veces.

    * Los seres humanos nos llenamos la boca con la dignidad, el honor, la democracia, la igualdad, los derechos y la justicia. Y al final, al primero que le ofrecemos el asiento es al trasero.

    * El sueño es el único cine donde cada noche te pasan una película distinta.

    * Sacar una silla y sentarse en la calle, es decirles a los vecinos que nuestro domicilio está totalmente ocupado.

    * La patilla es el puente entre el cabello y la barba.

    * El estornudo es la soda del sifón de la nariz.

    * Las cejas son el guión bajo de la escritura del rostro.

    * El hombre es tan incongruente que se lava las manos al salir del migitorio.

    * El ano es un insolente.

    * Las lágrimas son el sudor del cerebro.

    Naturaleza:

    * El Sol es el calefactor de los pobres.

    * El pedo no es otra cosa más que el resultado de la descomposición temporal del silenciador del caño de escape anal.

    * La mejor manera de descomponer los alimentos, es comiéndoselos primero.

    * El árbol es el único soldado del ejército de la tierra que siempre muere de pié.

    * Las ramas son los brazos de la naturaleza.

    * La montaña son un chichón de la tierra.

    * La noche es un día oscuro que se ha convertido en un manto de sospecha.

    * El arco iris es la acuarela del cielo.

    * Cuando el cielo juega al carnaval… llueve.

    * Las nubes muestran que en el cielo no está prohibido fumar.

    * Las estrellas son las luces de las viviendas de nuestros sueños.

    * El temblor es un bostezo que despereza la tierra.

    * El volcán es un alcohólico que vomita la borrachera de toda una etapa de juerga.

    * La meseta es la mesa ratona del living de la naturaleza.

    * La diferencia entre el árbol y los muebles es que estos no dan hojas.

    * La luna nace en la hamaca de su cuarto menguante; danza en la adolescencia de su cuarto creciente; queda embarazada de nostalgia y violines cuando muestra su faz llena, para luego reflejarse en una figura nueva.

    * Las tres marías son las hermanas que danzan en el salón del cielo el vals de las ansiedades de su eterna juventud.

    * Las nubes son perpetuas acuarelas que van dibujando constantemente la visión de nuestras conciencias.

    * La naturaleza siente celos de la mujer porque Dios le dio en sus pechos la razón de la existencia.

    * La nieve es un baño de crema en el postre del universo.

    * El viento es libre porque no tiene puertas.

    * El viento cruza la calle como un ser desesperado.

    * El rayo nos anuncia que alguien en el cielo puso los dedos en el tomacorriente.

    * Las olas son los vendedores del mar que llevan sus productos al mostrador de la playa.

    * La Palmera es una africana de pelo verde.

    * El césped es la barba de la tierra.

    * En las copas de los árboles brinda la naturaleza.

    * El sauce es un alma en pena.

    * El viento en contra te obliga a caminar despacio para que disfrutes la vida.

    * El atardecer llega con el corazón entristecido, porque sabe en su interior que se le viene la noche.

    * Las esquinas te preanuncian que se te acaba la calle.

    * La calle es la mediasuela de la calzada.

    * Presionar el timbre demasiado tiempo, es como meterle con rabia el dedo en el ojo a la dueña de casa.

    * Las avenidas son más anchas porque se inflan con aire.

    Nudistas:

    * El nudista es alguien que está cansado de que le envidien la ropa.

    * Cuando un nudista quiere sorprender a su mujer, se pone el traje en la cama.

    * No hay nada más ridículo que dos nudistas tratándose de usted.

    * De una nudista a otra: ¿Viste el pito que pasó? ¡Debe ser nuevo en el barrio!

    * Una nudista española se presenta y dice: ¡Yo soy Conchita! Y uno de los presentes se sorprende y exclama: ¡debe ser ventrílocuo!

    * Cuando un padre se convierte en nudista deja de disfrutar a sus hijos. Ya que no los puede sentar en la falda.

    * Los nudistas no se casan por la iglesia.

    * Un empleado nudista se presentó vestido en el trabajo y lo echaron porque era una empresa seria.

    * En una playa nudista: la mujer le dice al marido ¿por qué no mirás?

    Pájaros y otras yerbas:

    * Los pájaros no cantan… trinan.

    * El cardenal es un sacerdote que vive a la altura de sus hábitos.

    * El canario es amarillo porque su canto da envidia.

    * El gorrión es un canario de barrio.

    * La paloma es el cartero de las aves del cielo.

    * Una golondrina no hace verano pero te anuncia la primavera.

    * Las abejas son como las suegras, si te acercas te atacan, pero producen en su vientre la dulce acaricia que le dará sabor a tu vida.

    * El halcón es un avión de combate de la aeronáutica de las aves.

    * Cuando una paloma te caga no es casualidad, es diarrea.

    * Dios les quitó el habla a las especies, para enseñarle al hombre como se hace para no mentir.

    * Un pájaro enjaulado es un ave presa por un delito que cometimos nosotros.

    * El pájaro se diferencia del hombre porque tiene vuelo propio.

    Signos del Zodíaco:

    * Aries: Es un signo cinematográfico.

    * Tauro: Es el típico signo de los maridos engañados.

    * Géminis: Bajo su régimen nacen solo mellizos-

    * Cáncer: Un signo que nos da pena.

    * Leo: Signo que interpreta a los lectores.

    * Libra: Signo de medida inglesa.

    * Virgo: Signo mentiroso que te muestra que no debes creer en el horóscopo.

    * Escorpio: Los nativos d eeste signo tienen que tomar la vida con pinzas.

    * Sagitario: Parece un hombre pero es un caballo.

    * Capricornio: Tiene ascendente en tauro (ver tauro).

    * Acuario: Para los amantes de la natación.

    * Piscis: Da toda la sensación que es un signo de agua.

    Temas sexuales:

    * El pene es el mejor amigo del hombre, por eso siempre espera una mano.

    * El ano es el caño de escape del auto humano.

    * La pelvis de la mujer está rodeada de cabellos de ángeles que resguardan la pureza de la vida.

    * El coito fue lo que dio inicio a las compañías petroleras.

    * Los senos son dos globos a medio inflar.

    * Cuando hacemos el amor da toda la sensación de que estamos moliendo sal gruesa en un mortero de carne.

    Vejez:

    * La vejez, por ser el último traje, se recibe sin planchar.

    * Un viejo es un joven con todos los años a cuestas.

    * El abuelo es una pasa de uva de la viña de la vida.

    * Para recibirse de libro hay que llegar a viejo.

    * Una mujer arrugada es como un libro mojado.

    Varios:

    * Nadie tiene la vida asegurada. Es por eso que una amante es una reserva por si se pierde la esposa.

    * La cárcel es el retiro espiritual de los delincuentes.

    * La policía está para amparar a los reos de la avaricia de los inocentes.

    * Por lo general los políticos no tienen parientes carnales.

    * El papel mueve al mundo ¿o qué sería sin dinero ni papel higiénico?

    * La ruta es el cordón umbilical más largo del mundo.

    * Si no fuera por el papel higuiénico, con las ramas nos romperíamos el c….

    * Los gallegos son los únicos en el mundo que usan la oreja de cartuchera. Porque ahí ponen el lápiz.

    * La discriminación es una mentira, fue el negro que se tiñó para diferenciarse del blanco.

    * El viudo llegó a viudo por contraer enlace con la desgracia.

    * El pirata es un jugador de truco que tiene alquilado el ancho de bastos.

    * Condonar una deuda es tomar por forro al acreedor.

    * El chupete es un pezón que se despegó de la teta.

    * El invierno es el freezer de la vida.

    * Los indios adoraban al sol porque no lo tenían cerca.

    * Es cierto que los últimos serán los primeros, por algo los rostros más célebres están en los billetes de menor valor.

     
  • viva el Fri9Mar07 Permalink
    Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , familia, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , Ibis, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,   

    Aforismos (Leonardo da Vinci) 

    Atención: fichero muy grande, pulse en el título para verlo. (Más …)

     
  • viva el Wed17Jan07 Permalink
    Etiquetas: , , , , , , , , familia, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,   

    PFNHDM 1.LA LLAMADA DE MISTER DOLAR 

    El teléfono suena con insistencia, cómo si alguien al otro lado tuviera una prisa desmesurada. Estaba dormitando. Me ha costado salir del sueño. Pero finalmente he descolgado el auricular.
    –¿Hola? ¿Alfonso?
    –Sí, diga.
    –Soy yo, Gonzalo.
    –Ah, hola, jefe.
    –Tengo un trabajito para ti. ¿Puedes venir al local esta misma tarde?
    –Sí claro, jefe.
    –Vale. Aquí te espero.
    –Vale.
    Acabo de recibir una llamada de mi jefe. Tendré que ponerme en marcha cuanto antes. No le gusta esperar. Es de esas personas que están acostumbradas a que todo el mundo le obedezca inmediatamente y sin rechistar. Para eso te pago -dice. Y no hay más que hablar. Resuelve todos los problemas de la misma forma. Firma un cheque y chasquea sus dedos. Mueve tus ancas -dice, como si fuéramos ranas. Y problema resuelto. No le falta razón. Normalmente la gente nos rendimos a Mister Dolar sin la más mínima resistencia. Cogemos el cheque y acallamos nuestra conciencia para otro momento, si es que la tenemos. Yo no, desde luego. Mis ancas se mueven. Vaya sí se mueven.
    El club estaba vacío a esas horas pero la música sonaba como si el humo pudiera cortarse. Sonaba Please, don’t talk about me de Amstrong. Entré. Recordé que había dejado el coche abierto pero no quise volver a cerrarlo. De alguna forma sabía que nadie iba a llevárselo. Pregunté por el jefe al nuevo camarero -un tipo feo que no había dejado de observarme desde que entré en el local.
    club
    –No está.
    –¿No está…?
    –No, no está.
    –¿Pero vendrá?
    –Sí, claro vendrá.
    –¿Cuándo?
    –Eso nunca se sabe. Es muy libre de venir a cualquier hora.
    –Me llamó para un trabajito.
    –¿Y no le dijo cuando vendría?
    –No, no lo dijo, creía que estaba aquí ahora.
    –Pues tendrá que esperarle.
    –Está bien. Póngame un güisqui.
    –Claro, como no.
    Ahora sonaba Charles Lloyd. El bajo se metía en el estómago cosquilleando el alcohol de mi tripa. Algo agradable pasó por mi cabeza a pesar de la depresiva tarde. Recordé un buen polvo echado con esta misma música. Qué lejano. Sin embargo, volví a excitarme como aquella vez. El camarero no comprendía aquella sonrisa estúpida que se me dibujaba. ¿Acaso no estaba contrariado? ¿Cómo podía reírme así? ¿De qué?
    El Jack Daniels comenzó a darme ardor. No había momentos perfectos. Ya lo sabía desde hacía mucho, pero me fastidiaba perder tan rápidamente esos atisbos de gozo sensual. Sentí la necesidad de encender un cigarrillo, como si efectivamente acabara de echar un polvo. El Camel me calmaba el desasosiego. Me sentía como aquellos días en que discutía toda la noche con mi amiga Fiora sobre esas tonterías que tanto me hacían reír.
    –No soporto a Nino Bravo.
    –Yo tampoco.
    –Y ¿Por qué lo pone?
    –Yo no lo pongo, es una grabación con todo eso grabado, sin que se pueda cambiar. Es siempre la misma música. Una mezcla de jazz y música latina.
    –El jazz está bien pero considerar a Nino Bravo como música latina me parece excesivo.
    –Eso pienso.
    – …
    –Bueno, por fin se acabó.
    –También lo malo dura poco.
    –A veces.
    –La gran Aretha.
    –Eso está mejor.
    –Oye, ¿Por qué los camareros siempre estáis secando vasos cuando no hay nadie en el local?
    –Es una costumbre. Una de esas cosas que no tiene explicación.
    –Ya.
    –De esas tengo varias. Por ejemplo, colocar los posavasos completamente alineados…
    El camarero siguió hablando pero ya no le escuchaba seducido por la sensual y profunda voz de Aretha Franklin. Se sentía de nuevo transportado. El camel le había sabido a poco y encendió otro.
    El güisqui empezaba a hacer efecto. Radio Futura. Cuánto tiempo sin escuchar esa canción. Ahora el camel sabía a maría. Eh, tú. Sí tú. Ese escritor que se sienta en su portátil y venga a darle a la tecla. Como si los personajes que salen de su… -iba a decir pluma- pero no. ¿De sus dedos? ¿De su teclado? ¿De su pantalla? Sí, eso de su pantalla. Salen y se ponen a hablarle directamente a la cara, sin necesidad de escribirlo en la pantalla. Porque los personajes se escriben a sí mismos. No necesitan de un imbécil que transcriba lo que dicen, lo que hacen, lo que sienten, lo que perciben, lo mucho o poco que sufren o gozan. Por favor, no hables de mí. Va. Ese imbécil que también está bebiendo un Jack Daniels y que en el fondo desearía ser ese personaje que se ha fabricado a base de malditismo de pacotilla. Es patético ver como se devanan los sesos con la primera hoja en blanco. Hasta que el propio personaje empieza a vivir por sí mismo, a poco que le hallan dibujado la cara, la boca, el cerebro. Sale de la cuartilla -perdón, de la pantalla- y empieza a hacer su vida. A pesar del escritor y sobre todo por encima y más allá del escritor, que no es más que un mero mecanógrafo del personaje. Una secretaria al dictado del verdadero artífice, del verdadero maestro de la pluma -perdón, de la pantalla. El personaje, el héroe o el antihéroe. El personaje que se escribe a sí mismo en su anti-biografía imaginaria. El autor que sueña con ser su anti-personaje. El personaje que sueña con ser su anti-autor. Dos personas y una sola personalidad. Uno y dúo. Jugando a ser dioses. Y luego está el lector que completa la Santísima Trinidad literaria. Uno y trino.
    –Eh, el jefe ya está ahí. En la trastienda. Ha llegado por la puerta de atrás. Te está esperando.
    –Gracias, Charli.
    –Yo no me llamo Charli.
    –Es mi costumbre inexplicable, yo llamo así a todos los camareros.
    Apuró el güisqui y masticó el hielo que le quedaba al vaso, era otra de sus costumbres inexplicables. Hubiera cogido el sombrero pero no lo llevaba. Eso sólo ocurría en las novelas de gánsters de los años treinta y estábamos en el siglo XXI. Algunos imbéciles llevaban sombrero, como para distinguirse del resto de los mortales. Resultaba ridículo. En la ciudad no hacía frío para llevar la cabeza cubierta. Quizás con ello intentaban atrapar a esos personajes. Para que no escaparan de sus cabezas. Se ponían sombrero. Y luego, una vez le daban un nombre al personaje, le dejaban vagar por las calles, ya identificado, con carnet de identidad y pasaporte. No siempre para la fama. Por cierto, ¿Cómo me llamo, imbécil? ¿Lo adivinas? Pero, por favor, no hablemos de mí.
    –Alfonso, necesito que me hagas un trabajito.
    –Usted dirá, jefe.
    –Ya sabes que no me gusta que me llamen jefe.
    –Está bien, jefe, digo, Gonzalo.
    –Hay un canalla que está haciendo la vida imposible a mi familia. Quiero que lo liquides.
    –No te andas con rodeos.
    –No.
    –¿Y cómo se llama?
    –Eso no importa.
    –Pero tendré que saber quién es para hacerlo líquido.
    –Viene por aquí, por el bar.
    –Ya, por aquí vienen doscientas personas cada noche. ¿No querrás que los liquide a todos? ¿Te vas a deshacer de la clientela de esa forma?
    –No estoy para bromas, joder.
    –Bueno, bueno… Vas a decirme de una vez quién es. Y yo le doy el premio, como siempre.
    –No, no como siempre. Ya te he dicho que hay que liquidarlo, liquidarlo, sabes, liquidarlo.
    –Vaya. Eso… Yo no… Quién es…
    –Todo a su debido tiempo. Quiero que me jures que lo harás.
    –Hombre… jefe, digo, Gonzalo, nunca he hecho un trabajito de esos. Yo nunca he pasado del mamporrazo y el susto de muerte pero sin muerto.
    –Tienes que jurármelo.
    –Joder, jefe… Yo le doy una paliza que no se acuerda ni de su madre, pero lo de darle pasaporte para el otro mundo…
    –Te daré lo que quieras, el dinero no es problema, ¿Qué quieres? ¿Un millón?
    –¿Un millón de qué…?
    –Euros, joder, euros.
    –¡Euros! Madre mía, ¿Va en serio?
    –Pero no ves como estoy de desesperado. Si mi mujer se entera de mis negocios, gracias a ese capullo…
    –¿Ah, pero tu mujer no..?
    –No, no lo sabe.
    –No, si digo que si no es la acosada.
    –¿Mi mujer acosada?
    –Vamos a ver, jefe, has dicho que un canalla le estaba haciendo la vida imposible a tu familia ¿No?
    –Sí, pero no a mi mujer, imbécil, a mis hijos.
    –Eso de imbécil ¿Por quién iba? ¿Por mí o por ese?
    –Ese canalla es el que está amenazando a mis hijos, los persigue, los asusta. Si mi mujer se entera me quitarán la custodia.
    –Siempre amenazan con lo mismo.
    –¿Esos canallas?
    –No, esas zorras.
    –Cuidadito con lo que dices, Alfonso.
    –Perdón, jefe, si lo decía por la mía. Dama, dama, de alta cuna, de baja cama…
    –Y ahora a qué viene esa cancioncita de Cecilia, se puede saber.
    –No nada, jefe, estaba recordando.
    –Bueno, basta ya. Si lo vas a hacer, dímelo. Ya sabes lo que hay de recompensa. Si no lo haces tú, lo hará cualquier otro.
    –Por ese dinero, seguro… pero tengo que pensármelo un poco ¿Vale, jefe?
    –Hazlo pronto. No puedo esperar más. ¿Entendido?
    –Joder, jefe.

     
  • viva el Wed17Jan07 Permalink
    Etiquetas: , , , , , , familia, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,   

    ALFONSO TIPODURO 

    El teléfono suena con insistencia, cómo si alguien al otro lado tuviera una prisa desmesurada. Estaba dormitando. Me ha costado salir del sueño. Pero finalmente he descolgado el auricular.
    –¿Hola? ¿Alfonso?
    –Sí, diga.
    –Soy yo, Gonzalo.
    –Ah, hola, jefe.
    –Tengo un trabajito para ti. ¿Puedes venir al local esta misma tarde?
    –Sí claro, jefe.
    –Vale. Aquí te espero.
    –Vale.
    Acabo de recibir una llamada de mi jefe. Tendré que ponerme en marcha cuanto antes. No le gusta esperar. Es de esas personas que están acostumbradas a que todo el mundo le obedezca inmediatamente y sin rechistar. Para eso te pago -dice. Y no hay más que hablar. Resuelve todos los problemas de la misma forma. Firma un cheque y chasquea sus dedos. Mueve tus ancas -dice, como si fuéramos ranas. Y problema resuelto. No le falta razón. Normalmente la gente nos rendimos a Mister Dolar sin la más mínima resistencia. Cogemos el cheque y acallamos nuestra conciencia para otro momento, si es que la tenemos. Yo no, desde luego. Mis ancas se mueven. Vaya sí se mueven.
    El club estaba vacío a esas horas pero la música sonaba como si el humo pudiera cortarse. Sonaba Please, don’t talk about me de Armstrong. Entré. Recordé que había dejado el coche abierto pero no quise volver a cerrarlo. De alguna forma sabía que nadie iba a llevárselo. Pregunté por el jefe al nuevo camarero -un tipo feo que no había dejado de observarme desde que entré en el local.

    –No está.
    –¿No está…?
    –No, no está.
    –¿Pero vendrá?
    –Sí, claro vendrá.
    –¿Cuándo?
    –Eso nunca se sabe. Es muy libre de venir a cualquier hora.
    –Me llamó para un trabajito.
    –¿Y no le dijo cuando vendría?
    –No, no lo dijo, creía que estaba aquí ahora.
    –Pues tendrá que esperarle.
    –Está bien. Póngame un güisqui.
    –Claro, como no.
    Ahora sonaba Charles Lloyd. El bajo se metía en el estómago cosquilleando el alcohol de mi tripa. Algo agradable pasó por mi cabeza a pesar de la depresiva tarde. Recordé un buen polvo echado con esta misma música. Qué lejano. Sin embargo, volví a excitarme como aquella vez. El camarero no comprendía aquella sonrisa estúpida que se me dibujaba. ¿Acaso no estaba contrariado? ¿Cómo podía reírme así? ¿De qué?
    El Jack Daniels comenzó a darme ardor. No había momentos perfectos. Ya lo sabía desde hacía mucho, pero me fastidiaba perder tan rápidamente esos atisbos de gozo sensual. Sentí la necesidad de encender un cigarrillo, como si efectivamente acabara de echar un polvo. El Camel me calmaba el desasosiego. Me sentía como aquellos días en que discutía toda la noche con mi amiga Fiora sobre esas tonterías que tanto me hacían reír.
    –No soporto a Nino Bravo.
    –Yo tampoco.
    –Y ¿Por qué lo pone?
    –Yo no lo pongo, es una grabación con todo eso grabado, sin que se pueda cambiar. Es siempre la misma música. Una mezcla de jazz y música latina.
    –El jazz está bien pero considerar a Nino Bravo como música latina me parece excesivo.
    –Eso pienso.
    – …
    –Bueno, por fin se acabó.
    –También lo malo dura poco.
    –A veces.
    –La gran Aretha.
    –Eso está mejor.
    –Oye, ¿Por qué los camareros siempre estáis secando vasos cuando no hay nadie en el local?
    –Es una costumbre. Una de esas cosas que no tiene explicación.
    –Ya.
    –De esas tengo varias. Por ejemplo, colocar los posavasos completamente alineados…
    El camarero siguió hablando pero ya no le escuchaba seducido por la sensual y profunda voz de Aretha Franklin. Se sentía de nuevo transportado. El camel le había sabido a poco y encendió otro.
    El güisqui empezaba a hacer efecto. Radio Futura. Cuánto tiempo sin escuchar esa canción. Ahora el camel sabía a maría. Eh, tú. Sí tú. Ese escritor que se sienta en su portátil y venga a darle a la tecla. Como si los personajes que salen de su… -iba a decir pluma- pero no. ¿De sus dedos? ¿De su teclado? ¿De su pantalla? Sí, eso de su pantalla. Salen y se ponen a hablarle directamente a la cara, sin necesidad de escribirlo en la pantalla. Porque los personajes se escriben a sí mismos. No necesitan de un imbécil que transcriba lo que dicen, lo que hacen, lo que sienten, lo que perciben, lo mucho o poco que sufren o gozan. Por favor, no hables de mí. Va. Ese imbécil que también está bebiendo un Jack Daniels y que en el fondo desearía ser ese personaje que se ha fabricado a base de malditismo de pacotilla. Es patético ver como se devanan los sesos con la primera hoja en blanco. Hasta que el propio personaje empieza a vivir por sí mismo, a poco que le hallan dibujado la cara, la boca, el cerebro. Sale de la cuartilla -perdón, de la pantalla- y empieza a hacer su vida. A pesar del escritor y sobre todo por encima y más allá del escritor, que no es más que un mero mecanógrafo del personaje. Una secretaria al dictado del verdadero artífice, del verdadero maestro de la pluma -perdón, de la pantalla. El personaje, el héroe o el antihéroe. El personaje que se escribe a sí mismo en su anti-biografía imaginaria. El autor que sueña con ser su anti-personaje. El personaje que sueña con ser su anti-autor. Dos personas y una sola personalidad. Uno y dúo. Jugando a ser dioses. Y luego está el lector que completa la Santísima Trinidad literaria. Uno y trino.
    –Eh, el jefe ya está ahí. En la trastienda. Ha llegado por la puerta de atrás. Te está esperando.
    –Gracias, Charli.
    –Yo no me llamo Charli.
    –Es mi costumbre inexplicable, yo llamo así a todos los camareros.
    Apuró el güisqui y masticó el hielo que le quedaba al vaso, era otra de sus costumbres inexplicables. Hubiera cogido el sombrero pero no lo llevaba. Eso sólo ocurría en las novelas de gánsters de los años treinta y estábamos en el siglo XXI. Algunos imbéciles llevaban sombrero, como para distinguirse del resto de los mortales. Resultaba ridículo. En la ciudad no hacía frío para llevar la cabeza cubierta. Quizás con ello intentaban atrapar a esos personajes. Para que no escaparan de sus cabezas. Se ponían sombrero. Y luego, una vez le daban un nombre al personaje, le dejaban vagar por las calles, ya identificado, con carnet de identidad y pasaporte. No siempre para la fama. Por cierto, ¿Cómo me llamo, imbécil? ¿Lo adivinas? Pero, por favor, no hablemos de mí.
    –Alfonso, necesito que me hagas un trabajito.
    –Usted dirá, jefe.
    –Ya sabes que no me gusta que me llamen jefe.
    –Está bien, jefe, digo, Gonzalo.
    –Hay un canalla que está haciendo la vida imposible a mi familia. Quiero que lo liquides.
    –No te andas con rodeos.
    –No.
    –¿Y cómo se llama?
    –Eso no importa.
    –Pero tendré que saber quién es para hacerlo líquido.
    –Viene por aquí, por el bar.
    –Ya, por aquí vienen doscientas personas cada noche. ¿No querrás que los liquide a todos? ¿Te vas a deshacer de la clientela de esa forma?
    –No estoy para bromas, joder.
    –Bueno, bueno… Vas a decirme de una vez quién es. Y yo le doy el premio, como siempre.
    –No, no como siempre. Ya te he dicho que hay que liquidarlo, liquidarlo, sabes, liquidarlo.
    –Vaya. Eso… Yo no… Quién es…
    –Todo a su debido tiempo. Quiero que me jures que lo harás.
    –Hombre… jefe, digo, Gonzalo, nunca he hecho un trabajito de esos. Yo nunca he pasado del mamporrazo y el susto de muerte pero sin muerto.
    –Tienes que jurármelo.
    –Joder, jefe… Yo le doy una paliza que no se acuerda ni de su madre, pero lo de darle pasaporte para el otro mundo…
    –Te daré lo que quieras, el dinero no es problema, ¿Qué quieres? ¿Un millón?
    –¿Un millón de qué…?
    –Euros, joder, euros.
    –¡Euros! Madre mía, ¿Va en serio?
    –Pero no ves como estoy de desesperado. Si mi mujer se entera de mis negocios, gracias a ese capullo…
    –¿Ah, pero tu mujer no..?
    –No, no lo sabe.
    –No, si digo que si no es la acosada.
    –¿Mi mujer acosada?
    –Vamos a ver, jefe, has dicho que un canalla le estaba haciendo la vida imposible a tu familia ¿No?
    –Sí, pero no a mi mujer, imbécil, a mis hijos.
    –Eso de imbécil ¿Por quién iba? ¿Por mí o por ese?
    –Ese canalla es el que está amenazando a mis hijos, los persigue, los asusta. Si mi mujer se entera me quitarán la custodia.
    –Siempre amenazan con lo mismo.
    –¿Esos canallas?
    –No, esas zorras.
    –Cuidadito con lo que dices, Alfonso.
    –Perdón, jefe, si lo decía por la mía. Dama, dama, de alta cuna, de baja cama…
    –Y ahora a qué viene esa cancioncita de Cecilia, se puede saber.
    –No nada, jefe, estaba recordando.
    –Bueno, basta ya. Si lo vas a hacer, dímelo. Ya sabes lo que hay de recompensa. Si no lo haces tú, lo hará cualquier otro.
    –Por ese dinero, seguro… pero tengo que pensármelo un poco ¿Vale, jefe?
    –Hazlo pronto. No puedo esperar más. ¿Entendido?
    –Joder, jefe.

     
  • viva el Thu7Dec06 Permalink
    Etiquetas: , , familia, , , , , , , ,   

    CONDENADO 

    No estamos llenos –dices– y bien, qué más da. Todo aumentará de nuevo algún día, incluso los gusanos recorriendo tus góticas arterias. Con nueva índole –lo sé– me regalarás aquel puro y aquellas ligas de color rojo que te pedí, estoy segura. Vale, he comprendido, hoy no te mato. Conservarás tus hombros, tu familia. A oscuras, a ciegas… reconocerás que te gustaban mis irreductibles piernas. Oh corazón, quiero lavarme, ya no me rindo a tu caricia. Vete segurísimo, pues tus grotescos encantos ya no me ponen en marcha. Conservo tan sólo el exclusivo recuerdo de un saltimbanqui que me llenaba de besos. Sobre mi eterna y joven piel sólo se corren ahora los demonios en violentas sacudidas. Ya soy, al fin, la Venus de alma tétrica que ha sido testigo severa de terribles deformidades y quimeras. Es asqueroso, ciertamente… Pero mis facultades, al menos, sorprenden a estas incautas gentes. Como es debido, cada víspera me levanto y elijo con cual de ellos volveré a fornicar. Hay esqueletos muy rezagados y tontos, sin duda, pero que gritan hasta ascender al placer inconmensurable de mis atroces lujurias. Retuerzo sus raíces, soy mala –lo sé–. Sobre el taller florido de mi pecho, que allí anda suelto todo el día, pongo también a la virgen pecadora y la azoto, le castigo las nalgas y los pechos. ¿Quién queda viva? Alguna burda protectora de los mártires, entrenada a sufrir. Pero entonces le regalo mis joyas y como una corderita regresa rauda… y adiós Gracia. Vale, corazón, nadie te obliga hoy, estás de suerte. Me lo hacían, sí, si tu querías. Y ¿adónde voy ahora sobre este terreno pantanoso? Vos sois el proveedor de mis defectos modernos y repugnantes. Pero en gritos de vanidad te llegará la locura –lo sé–. Entra, sigue mi consejo. Ahora recordarás cuando rodábamos hacia la mortal luz que nos rodea…

     
  • viva el Thu7Dec06 Permalink
    Etiquetas: , , familia, , , , , , , , ,   

    CONDENADOS (2) 

    No estamos llenos –dices– y bien, qué más da. Todo aumentará de nuevo algún día, incluso los gusanos recorriendo tus góticas arterias. Con nueva índole –lo sé– me regalarás aquel puro y aquellas ligas de color rojo que te pedí, estoy segura. Vale, he comprendido, hoy no te mato. Conservarás tus hombros, tu familia. A oscuras, a ciegas… reconocerás que te gustaban mis irreductibles piernas. Oh corazón, quiero lavarme, ya no me rindo a tu caricia. Vete segurísimo, pues tus grotescos encantos ya no me ponen en marcha. Conservo tan sólo el exclusivo recuerdo de un saltimbanqui que me llenaba de besos. Sobre mi eterna y joven piel sólo se corren ahora los demonios en violentas sacudidas. Ya soy, al fin, la Venus de alma tétrica que ha sido testigo severa de terribles deformidades y quimeras. Es asqueroso, ciertamente… Pero mis facultades, al menos, sorprenden a estas incautas gentes. Como es debido, cada víspera me levanto y elijo con cual de ellos volveré a fornicar. Hay esqueletos muy rezagados y tontos, sin duda, pero que gritan hasta ascender al placer inconmensurable de mis atroces lujurias. Retuerzo sus raíces, soy mala –lo sé–. Sobre el taller florido de mi pecho, que allí anda suelto todo el día, pongo también a la virgen pecadora y la azoto, le castigo las nalgas y los pechos. ¿Quién queda viva? Alguna burda protectora de los mártires, entrenada a sufrir. Pero entonces le regalo mis joyas y como una corderita regresa rauda… y adiós Gracia. Vale, corazón, nadie te obliga hoy, estás de suerte. Me lo hacían, sí, si tu querías. Y ¿adónde voy ahora sobre este terreno pantanoso? Vos sois el proveedor de mis defectos modernos y repugnantes. Pero en gritos de vanidad te llegará la locura –lo sé–. Entra, sigue mi consejo. Ahora recordarás cuando rodábamos hacia la mortal luz que nos rodea…

     
  • viva el Thu7Dec06 Permalink
    Etiquetas: , , familia, , , , , , , ,   

    CONDENADOS 

    No estamos llenos –dices– y bien, qué más da. Todo aumentará de nuevo algún día, incluso los gusanos recorriendo tus góticas arterias. Con nueva índole –lo sé– me regalarás aquel puro y aquellas ligas de color rojo que te pedí, estoy segura. Vale, he comprendido, hoy no te mato. Conservarás tus hombros, tu familia. A oscuras, a ciegas… reconocerás que te gustaban mis irreductibles piernas. Oh corazón, quiero lavarme, ya no me rindo a tu caricia. Vete segurísimo, pues tus grotescos encantos ya no me ponen en marcha. Conservo tan sólo el exclusivo recuerdo de un saltimbanqui que me llenaba de besos. Sobre mi eterna y joven piel sólo se corren ahora los demonios en violentas sacudidas. Ya soy, al fin, la Venus de alma tétrica que ha sido testigo severa de terribles deformidades y quimeras. Es asqueroso, ciertamente… Pero mis facultades, al menos, sorprenden a estas incautas gentes. Como es debido, cada víspera me levanto y elijo con cual de ellos volveré a fornicar. Hay esqueletos muy rezagados y tontos, sin duda, pero que gritan hasta ascender al placer inconmensurable de mis atroces lujurias. Retuerzo sus raíces, soy mala –lo sé–. Sobre el taller florido de mi pecho, que allí anda suelto todo el día, pongo también a la virgen pecadora y la azoto, le castigo las nalgas y los pechos. ¿Quién queda viva? Alguna burda protectora de los mártires, entrenada a sufrir. Pero entonces le regalo mis joyas y como una corderita regresa rauda… y adiós Gracia. Vale, corazón, nadie te obliga hoy, estás de suerte. Me lo hacían, sí, si tu querías. Y ¿adónde voy ahora sobre este terreno pantanoso? Vos sois el proveedor de mis defectos modernos y repugnantes. Pero en gritos de vanidad te llegará la locura –lo sé–. Entra, sigue mi consejo. Ahora recordarás cuando rodábamos hacia la mortal luz que nos rodea…

     
  • viva el Sat2Dec06 Permalink
    Etiquetas: , , familia   

    Coco Privilegiado o simplemente Coco es el apelativo… 

    Coco Privilegiado o simplemente Coco es el apelativo cacariñoso cocon que Felipe IV me llamaba. En realidad me llamo Nicocolás Pertusato, inmortalizado por Velázquez en su famoso cucuadro de Las Meninas. Yo simplemente era el enano de la cocorte. Un bufón del montón. Pero para Felipe IV y su familia era el pensador más destacacado de la época. Yo no lo creo así. Aparte de eso, ya sabéis: nací en Alessandria de la Palla, entré en Palacio en 1650. Oficialmente muerto en 1710. ¿La leyenda de mi inmortalidad? je, je, je… Preguntadle a mi mastín.

     
  • viva el Sat2Dec06 Permalink
    Etiquetas: , , familia   

    Coco Privilegiado 

    Coco Privilegiado o simplemente Coco es el apelativo cacariñoso cocon que Felipe IV me llamaba. En realidad me llamo Nicocolás Pertusato, inmortalizado por Velázquez en su famoso cucuadro de Las Meninas. Yo simplemente era el enano de la cocorte. Un bufón del montón. Pero para Felipe IV y su familia era el pensador más destacacado de la época. Yo no lo creo así. Aparte de eso, ya sabéis: nací en Alessandria de la Palla, entré en Palacio en 1650. Oficialmente muerto en 1710. ¿La leyenda de mi inmortalidad? je, je, je… Preguntadle a mi mastín.

     
  • viva el Sat2Dec06 Permalink
    Etiquetas: , , familia,   

    Preguntadle a mi mastín 

    Coco Privilegiado o simplemente Coco es el apelativo cacariñoso cocon que Felipe IV me llamaba. En realidad me llamo Nicocolás Pertusato, inmortalizado por Velázquez en su famoso cucuadro de Las Meninas. Yo simplemente era el enano de la cocorte. Un bufón del montón. Pero para Felipe IV y su familia era el pensador más destacacado de la época. Yo no lo creo así. Aparte de eso, ya sabéis: nací en Alessandria de la Palla, entré en Palacio en 1650. Oficialmente muerto en 1710. ¿La leyenda de mi inmortalidad? je, je, je… Preguntadle a mi mastín.

     
  • viva el Mon24Jul06 Permalink
    Etiquetas: familia   

    Todo queda en familia 

    Si, como decía Cervantes, somos los hijos de nuestros actos, entonces también somos nuestros abuelos.

     
c
Crea una nueva entrada
j
Siguiente entrada / Siguiente comentario
k
anterior entrada/anterior comentario
r
Responder
e
Editar
o
mostrar/ocultar comentarios
t
ir al encabezado
l
ir a iniciar sesión
h
mostrar/ocultar ayuda
shift + esc
Cancelar