EPITAFIO DEL PUTERO

Me lefé al infinito.

Anuncios

EL ENTERRADOR

La patata es convenientemente incinerada en el horno, sin epitafio, sin cruz, sin cementerio. Luego es enterrada en caliente, con su mantequilla, su queso y su piel. Para conmemorar la muerte de la patata asada hemos tocado un responso de carcajadas y dos aves maría que nos han generado una risa tonta como si nos estuvieran haciendo cosquillas con una pluma en las costillas. El hilo de las tripas se ha puesto a coser sin aguja ni dedal. Tragar su muerte ha sido duro y la garganta se anudaba un poco pero el cuello ha sido fuerte y las amígdalas no se han dejado amilanar. La nuez ha hecho el resto. Ya no hay dolor, el duelo ha sido corto y feliz el entierro, en su blanca y reluciente tumba también hemos puesto un epitafio: “Se fuerte como una Roca”.

EPITAFIO DEL GOLOSO

No me traigáis flores. Un cordero regado de buen vino no estaría mal si va acompañado de patatas panaderas y abundante pastel de chocolate.

Epitafio

Epitafio: Aquí yace un pedazo de cabrón; el resto no hemos podido encontarlo.