Esperanza Aguirre, Premio “Caganer de l’Any”

El jurado ha destacado su capacidad para:

  • Importarle un pito lo que piense
  • Importarle un pito lo que no piense
  • Importarle un pito que piense
  • Importarle un pito que no piense

“Tengo mi cla, y diga lo que diga me aplaudirá.”, ha decagado al recibir el premio.

Anuncios

Saint-Benoit-sur-Loire

—Hemos construido una. Será para la sirena y estará sobre El mar de seda, al que ahora llamamos así por su rebelde naturaleza. En cierto modo, estamos orgullosos de ello. Nos sirve para dominar desde este castillo inexpugnable del infierno, para continuar dominando sobre este reino de tinieblas en el que nadie puede hacernos frente, ni aventurarse a explorar, azorados por la angustia y sus represiones. Y mientras, somos los causantes de crímenes cuya resolución pasa necesariamente por nuestra destrucción.

rueda

Se está nublando el ser,
y todo, al otro lado,
en gráfico se queda…
En la cima del cielo
despierto un nubarrón
de inconclusos placeres
para embriagar a dioses
taciturnos, silentes…

rueda y serpiente

Sublime canto
cadáver del pasado
lugar de lo prohibido
pero algún día
con vueltas de esperanza
deshoja margaritas.

sacrificio

Su sangre está aquí, recordándome continuamente que estamos en guerra; que el hacha está alzada y dispuesta para el despedazamiento como la espada de Damocles.

Saint-Yves d’Alveydre

Quienquiera que sea
ladra la hora,
las horas muertas
de viernes a viernes,
fantasma de esta casa,
tierra sobre tierra.

salamandra

Hoy salgo a respirar a la ventana. Parece que ha refrescado un poco. Frente a mí está El salamandra, paseando los muros del edificio de enfrente. Él ha tenido más suerte que yo, no sólo puede respirar este aire viciado y radiactivo, sino que además puede adherirse a las paredes y desafiar la gravedad. Su mutación genética sí que se lo permite.

Sarrasin, Paul


Bajo la Estación de S. Lázaro ha transcurrido la historia de esta mañana. Tras hacer una obligada visita a los servicios, he podido observar el trasiego de gente. Eclipsada tras mi taza de té, esperé paciente. Un chivatazo, que parecía bastante fiable, me alertó de una posible nueva actuación estelar de nuestro hombre. He contemplado fugas, carreras, abandonos de sombreros de paja, cruces precipitados… pero nada de acción por su parte, ningún intento de homicidio, ni siquiera los habituales robos y tirones.

sattva

Mi sangreComo estas flores rojas, así es la sangre de los inocentes… El Apocalipsis comienza aquí… Todo está dispuesto y el plan se cumplirá, os lo aseguro. No importa lo estrechos que sean los senderos.