+34.644.144.268 info@aalf.me
     

    Etiqueta: tres

    Vino aromático

    Una cucharada de ajenjo o artemisa
    Cuatro anises estrellados
    Tres ramas de canela
    Una pizca de cardamomo
    Tres o cuatro clavos
    Corteza de naranja y de limón
    Media cucharadita de genciana
    Una punta de cuchillo de jengibre
    Flores de manzanilla
    Un vasito de miel
    Un puñado de salvia
    Tres ramas de vainilla
    Y un litro de vino mejorable.

    59 PRE-TEXTOS FORMALES PARA ESCRIBIR

    1. Testimonio. Escribir un testimonio para que aparezca en la página de Testimonios.
    2. Cintas fúnebres para citas célebres. Recopilar citas de autores que te gustan y ponerles una cinta fúnebre (enterrarlas simbólicamente).
    3. Guión multimedia. Escribir un guión multimedia, aventura gráfica o juego para internet.
    4. Entrevista personal y capotiana. Escribir y/o contestar una entrevista personal o bien una entrevista capotiana. Ficticia o no. Poética o no.
    5. Literatura Rayuela. Como Cortázar en Rayuela pero también para géneros no narrativos. Aprovechar el hipertexto de internet.
    6. Cartas. Escribir una o varias cartas a un conocido o a una persona imaginaria.
    7. Sinopsis documental. Escribir una sinopsis para un documental.
    8. Guión cinematográfico. Escribir un guión de cine o la sinopsis para un corto, medio o largometraje.
    9. Haikus. Escribir uno o varios haikus. Tratar de escribir un libro de haikus.
    10. Greguerías. Escribir una o varias greguerías. Tratar de escribir un libro de greguerías.
    11. Poema dedicado. Escribir un poema dedicado a una persona especial cercana o admirada.
    12. Poema experiencial. Escribir un poema sobre una vivencia o experiencia especial.
    13. Poema sentimental. Escribir uno o varios poemas sobre los sentimientos propios.
    14. Poema olfativo. Escribir un poema basado en el sentido del olfato.
    15. Poema auditivo. Escribir un poema basado en el sentido del oído.
    16. Poema visual. Escribir un poema basado en el sentido de la vista.
    17. Poema táctil o sensual. Escribir un poema basado en el sentido del tacto.
    18. Poema gustativo. Escribir un poema basado en el sentido del gusto.
    19. Canción pop o folk. Escribir una o varias canciones folk o pop.
    20. Poema satírico. Escribir uno o varios poemas satíricos.
    21. Poema de amor. Escribir un poema de amor.
    22. Poema erótico. Escribir un poema erótico.
    23. Reseña o crítica de un libro. Escribir una o varias reseñas o críticas de libros leídos recientemente.
    24. Monólogo cómico. Escribir un monólogo para “el club de la comedia”.
    25. Relato humorístico. Escribir un historia humorística de tres formas diferentes: narración, guión literario y teatro.
    26. Relato erótico. Escribir un relato erótico desde mi punto de vista y paralelamente desde el punto de vista del amante. Rozar los límites del erotismo y las perversiones reales o imaginarias.
    27. Relato de aventuras. Escribir un relato de aventuras mitológico y otro de aventuras reales y cotidianas. Escribir otro en el que ambas se mezclen.
    28. Relato de terror. Escribir un relato de terror desde un punto de vista científico, religioso, infantil, supersticioso y amoral o ilegal.
    29. Relato policial. Escribir un relato policial paralelo: desde el punto de vista de los “buenos”, desde el de los “malos” y desde un punto de vista ajeno.
    30. Relato fantástico. Escribir tres relatos fantásticos, uno situado en el pasado, otro en el presente y otro en el futuro.
    31. Autobiografías alternativas. Escribir varias autobiografías alternativas situadas en el futuro.
    32. Autobiografía. Escribir una autobiografía con diferentes extensiones: muy breve, breve, media, larga, muy larga.
    33. Biografía real e imaginaria. Escribir una biografía de una persona real y otra de un personaje imaginario.
    34. Cuento dos veces. Escribir el mismo cuento en dos versiones: para un público infantil y adulto.
    35. Relatos paralelos. Escribir un mismo relato con dos tramas paralelas.
    36. La novela imaginaria. Escribir una reseña sobre una novela imaginaria.
    37. La novela que me gusta. Describir una novela que te gustaría leer.
    38. Metáforas y no metáforas. Describir alguna situación, cosa o personaje sin metáforas. Hacer lo mismo con metáforas.
    39. Listas ampliables. Hacer listas ampliables de personajes, situaciones, estilos literarios diferentes a probar, títulos que te gustan, tramas, géneros literarios…
    40. Corriente de conciencia ajena. Escribir lo que creas que le viene a la mente a seis o siete personas totalmente diferentes en una misma situación.
    41. Corriente de conciencia interna. Escribir automáticamente lo que te venga a la mente. Probar en situaciones diferentes.
    42. Describir personajes. Describir seis personajes relacionados. Dedicarle a cada uno más tiempo y palabras. Empezar primero por los más importantes y luego por los menos importantes, o viceversa.
    43. Escribir un relato solo con diálogos. Empezar con un mínimo dos personajes. Ir aumentando los personajes hasta seis o siete.
    44. El relato viajero. Escribir un relato que se desarrolle en un sitio. Escribir el mismo relato desarrollándolo en seis lugares diferentes.
    45. Conversaciones callejeras. Escuchar conversaciones de la vida real. Anotarlas. Ficcionarlas.
    46. Escribir un relato caracol. Escribir un relato cada vez más grande, ampliándolo. Hacer seis iteraciones sobre el mismo, dedicando cada vez más tiempo.
    47. Escribir un relato cada vez más angosto. Escribir seis veces el mismo relato. Cada vez con menos palabras y en menos tiempo. Elegir sólo uno de ellos.
    48. Escribir desde un punto de vista extraño. Un Extraterrestre, Un Objeto, Un Turista, …
    49. Escribir desde el punto de vista del antagonista.
    50. Escribir desde el punto de vista del protagonista.
    51. Escribir desde el punto de vista de un narrador.
    52. Literatura coral. Escribir un texto con otras personas. Pueden ser dos o más personas las que participen. Se puede emplear con cualquier género.
    53. Aleatoria escritura. Escoger doce palabras al azar y escribir algo utilizándolas todas.
    54. La noticia. Escoger una noticia y reescribirla de forma que merezca la pena leerla.
    55. La foto. Escoger una foto y escribir sobre ella.
    56. Interrogar y torturar una idea hasta que “Cante”. Al estilo Al Capone…
    57. Buscar más formas y temas para escribir. Elegir 1 tema de cada 10.
    58. Relato breve. Escribir un relato breve. Ya mismo, ahora, sin más dilación.
    59. Sáltate todas las formas!

    Y AHORA, AÑADE EL TUYO…

    MORFEO

    Hoy he visitado dos casas inhabitables y sus almas vacías. LAS CASAS Y LAS ALMAS.
    La primera es una casa con planta en forma de L que tiene una salida a calles diferentes en cada uno de sus extremos. La casa tiene innumerables habitaciones y pasillos que forman un laberinto difícil de recordar. Hay estancias secas y oscuras pero también las hay húmedas y luminosas, con patios interiores soleados o lluviosos. Sus dos fachadas son viejas y resquebrajadizas. Una de ellas da al campo y se sale por un rústico y viejo portón de madera. La otra fachada da a una calle de ciudad de provincias y su puerta es de madera o hierro, según los días, aunque es de una apariencia mediocre. Es incómodo vivir en ella porque está casi vacía de muebles, desconchada y polvorienta. Tan solo una pequeña parte se usa. El resto es visitada ocasionalmente por dos de los tres moradores: padre, madre e hija. Únicamente la niña recorre con frecuencia los lugares más alejados e inhóspitos y conoce todos sus rincones y laberintos. El padre solo se atreve a recorrerla con su hija por miedo a perderse, aunque se siente atraído por sus enormes posibilidades y le agradan especialmente esos abandonados jardines y patios con galerías acristaladas a los que llega la luz y las nubes. La madre no sale nunca de los dos o tres cuartos principales que dan a la ciudad.
    La segunda casa es redonda y alta, con forma de cúpula y una indescriptible arquitectura de estancias interiores. La cúpula está recubierta por una única y continua estantería de libros imposibles de alcanzar ni leer. Nada tiene una función concreta en este alojamiento: se puede dormir, cocinar o bailar, de forma indiferente, en cualquiera de sus múltiple rincones. Aunque hay muros, vigas y escaleras… la separación entre espacios nunca es total ni resulta evidente. A veces se tiene la sensación de que los elementos arquitectónicos cambian a capricho y con desasosiego para algunos de sus habitantes y visitantes. Otros, en cambio, parecen acostumbrados a los cambiantes designios de la mansión. No se sabe si los vanos exteriores son puertas o ventanas. Por cualquiera de ellos se puede entrar y salir. Incontables personas, cada cual más extraña, entran y salen continuamente. Hay gente que vive allí siempre, en su recodo imposible y otros que entran tan solo a curiosear y marcharse. Se cuentan por centenas los cachivaches inútiles que la adornan y a los que los habitantes intentamos encontrar una utilidad para satisfacer una perentoria necesidad del momento: freír un huevo frito con un disco; oler las noticias en un tintero; escuchar música con unas gafas sin cristales; fabricarnos un reloj digital con una caja de cuchillas de afeitar o un smartphone con lo que parecen las pastillas de freno de un coche.

    MARATÓN DE SUEÑOS

    Cuando por fin la humanidad entendió que la realidad había que dejarla, no tocarla, que nada cambiaría para bien de todas formas, que nada sería como esperábamos, el físico teórico expuso su gran teoría, de nuevo, ante el auditorio mundial, que seguía la retransmisión desde todos los rincones del planeta, mediante el InterSphere.
    El rico Monopol, patrocinador de todo, que también entendió que su gran riqueza tampoco servía para poseer el mundo, que en realidad, aunque todo el globo terráqueo estuviera a su nombre y le perteneciese por completo, la verdad es que ni siquiera lo que tenía cerca y a su lado le pertenecía, pues ni siquiera su perro le pertenecía, y había muerto, a pesar de los tres mil cirujanos que intentaron revivirlo.
    InterSphere estaba conectado globalmente, todos habían sido sometidos a él. El físico comenzó su discurso y todos lo escuchamos subyugados. Después de una larga demostración, que nadie entendió pero que según los más sabios, era incontestable, infalsable, definitiva… concluyó su teoría diciendo: así pues no podemos cambiar el mundo, ni poseerlo, sólo podemos soñarlo, sin tocarlo siquiera, Monopol tendrá que soñar su perro, y todo el que de verdad quiera poseer algo debe únicamente soñarlo.
    Fue entonces cuando a Monopol se le ocurrió organizar las Olimpiadas Oníricas Mundiales, cuya prueba reina sería un Maratón de sueños. Se soñó una mascota, se soñaron las diferentes pruebas olímpicas, se soñaron los equipos, los deportes, los símbolos, los kilómetros de sueños que había que hacer, se soñaron las diferentes pruebas y carreras oníricas, se soñaron por supuesto los diferentes estadios, las competiciones, las medallas. Todo era soñado cada día de nuevo. Milimétricamente soñado hasta el más mínimo detalle, incluidas todas las pesadillas dantescas de algunos recalcitrantes. Todo el mundo tuvo su prueba, su sueño o pesadilla exclusivos.
    Y entonces ocurrió el milagro, la realidad dejó de pertenecer a nadie, ni siquiera a Monopol, pero los sueños pertenecían a todos. Por fin se hizo justicia: cada uno tenía lo que era suyo. Los sueños nos pertenecían, la realidad no. Al cabo de pocos años de sólo soñar, la naturaleza empezó a ser generosa, el calentamiento descendió en todo el planeta, los bosques volvieron a crecer, el clima se hizo generoso, el mar estaba recuperado y lleno de vida, las ciudades desaparecieron, la temperatura era tan benigna que no era necesario ni ropa, ni casas, ni transporte… porque todo se soñaba y los sueños eran cada vez más bellos, más perfectos, más armónicos.