+34.644.144.268 info@aalf.me
     

    Etiqueta: Tinieblas

    Saint-Benoit-sur-Loire

    —Hemos construido una. Será para la sirena y estará sobre El mar de seda, al que ahora llamamos así por su rebelde naturaleza. En cierto modo, estamos orgullosos de ello. Nos sirve para dominar desde este castillo inexpugnable del infierno, para continuar dominando sobre este reino de tinieblas en el que nadie puede hacernos frente, ni aventurarse a explorar, azorados por la angustia y sus represiones. Y mientras, somos los causantes de crímenes cuya resolución pasa necesariamente por nuestra destrucción.

    LAS ESTRELLAS

    Cuesta creerlas hinchadas de hidrógeno,
    grávidas de helio y de sustancias cósmicas,
    explotando en la bóveda del cielo.
    Cuando las vemos desde aquí,
    parecen los ojillos de peces diminutos,
    parecen tan tranquilas y pequeñas,
    que dan ganas de invitarlas a cenar,
    de arroparlas con nuestras viejas mantas,
    de dejarlas que duerman
    hasta el mediodía,
    de decirles que aguanten,
    que no se dejen borrar
    por ese azul que acaba
    quemándolas de ozono,
    vistiéndolas de día.
    Pero yo sé el secreto de su nieve
    y es que solo florece en las tinieblas.
    Sea, humilde estrella.

    Golpes de mar

    Las vísperas de los éxodos sólo se visten de grises, se calzan de zapatos famélicos, se perfuman de silencios y se abrigan de gabanes harapientos. Varas golpean los ríos y los convierten en sangre y el hedor es insoportable y los peces mueren, y hay plagas de ranas y piojos, langostas, úlceras, granizo y tinieblas.
    Y llega el holocausto.

    La plenitud de los regresos sólo se viste de amarillos, se calza de sandalias, se perfuma de entrañas y se abriga de manos lujuriosas. Y cantan los cantares a los pies, curvas, ombligos, vientre, pechos, ojos y sólo corren entre dientes y labios vinos deliciosos.
    Y llega la resurrección.