Cuentos de hadas

Pueden los bosques cantar con oscuras gargantas Los secretos del viento y los misterios de Roma, Eclipsando la ininteligible miseria de los hombres Y la impenetrable marea de las confusas masas. Pueden romper el silencio de las dudosas hadas Y desplegar en las sombras su lóbrego lamento, La danza de las hojas y sus paladinas […]

Nefastissimus Poetarum

guadaña que le alarga de regalo forzoso sobre el héroe primero qué hacer con lo que vivo? ley rige el cruel tablero labor será quimera me rodea su presencia la orilla que sutura dudando en el alero que todavía excitada alegre pulse un verso la lluvia no era suave a las esferas del seis viste […]

Me la estabadevolviendo…

Me desperté embotado y con los ojos tapados. Noté que había alguien sobre mis piernas desnudas a las que acariciaba con su respiración. Los olores, junto con su aliento suave, llenaban la estancia en la que me hallaba; alcohol, sexo, sudor, incienso y noche de juerga se mezclaban formando un perfume que me torturaba, un […]

Salvaje

En la techumbre de la terraza, junto a los cadáveres de mosquitos atrapados por la telaraña, se ha posado una mariposa monarca. Ella también parece muerta, y quizás lo esté. Aunque lo más probable, dada la altura del verano a la que estamos, es que haya encontrado por fin el sitio donde poner sus huevos, […]

En el taller de mi cadáver

Aceptaré los cargos de lesa estupidez de mis verdugos. Por simple rebeldía, no volveré a recitar mis oraciones ni las plumas con las que escribí el pasado serán ya mis espadas. Dejaré simplemente mis sagrados oficios desvanecerse en los laureles. Conduciré mi carro hasta el vago adiós de los cansados. Me reiré de la banal […]

Aceptaré los cargos de lesa estupidez de mis…

Aceptaré los cargos de lesa estupidez de mis verdugos. Por simple rebeldía, no volveré a recitar mis oraciones ni las plumas con las que escribí el pasado serán ya mis espadas. Dejaré simplemente mis sagrados oficios desvanecerse en los laureles. Conduciré mi carro hasta el vago adiós de los cansados. Me reiré de la banal […]

Aforismos (Leonardo da Vinci)

Atención: fichero muy grande, pulse en el título para verlo.

Salvaje

Encelado como un potro salvaje te acercas con la lanza del caballo enamorado y travieso y en la pradera de la cama hacemos de jinetes desbocados. Me cubres de pétalos de rosa. Me cubres y descubres… Me descubres de ropa y de pesares… Y me cubres.

PANDEMONIA

Encelado como un potro salvaje te acercas con la lanza del caballo enamorado y travieso y en la pradera de la cama hacemos de jinetes desbocados. Me cubres de pétalos de rosa. Me cubres y descubres… Me descubres de ropa y de pesares… Y me cubres.

Más experimentado

Te desprecio, claro que te desprecio. No hay situación en la que no lo haga. En las marismas, en el rápido, sobre las corregüelas, en los aperos… En todos sitios cultivo bien esa visión que ahora me ciega, en efecto, por mis jodidas impaciencias. Ahora, más bien te arrojaba lejos de ellas. Como un maniático por haberle sacado de […]

CONDENADO

Te desprecio, claro que te desprecio. No hay situación en la que no lo haga. En las marismas, en el rápido, sobre las corregüelas, en los aperos… En todos sitios cultivo bien esa visión que ahora me ciega, en efecto, por mis jodidas impaciencias. Ahora, más bien te arrojaba lejos de ellas. Como un maniático por haberle sacado de […]

Te desprecio claro que te desprecio No hay…

Te desprecio, claro que te desprecio. No hay situación en la que no lo haga. En las marismas, en el rápido, sobre las corregüelas, en los aperos… En todos sitios cultivo bien esa visión que ahora me ciega, en efecto, por mis jodidas impaciencias. Ahora, más bien te arrojaba lejos de ellas. Como un maniático por haberle sacado de […]

MEMORABLE

Estaba pensando en eso. Un día te das cuenta que has agotado tu vida sentimental -por llamarle de una forma suave. Recuerdas aquel día, que quizás fue el clímax de tus relaciones amorosas, en que mantuviste cinco coitos con tres amantes diferentes -el segundo de ellos fue, sin duda, el más agraciado, con tres polvos […]

SIR JAMES FRAZER

Yo ostentaba entonces el título de Sir y el nombre de James Frazer, exactamente igual que mi abuelastro paterno, del que heredé no sólo el nombre sino también una importante fortuna y conocimientos. De nada me sirvieron. Había que proceder, de todos modos, a la fragmentación del ahorcado. Empuñé mi bastón y salí a pasear, […]