+34.644.144.268 info@aalf.me
     

    Etiqueta: mar

    Saint-Benoit-sur-Loire

    —Hemos construido una. Será para la sirena y estará sobre El mar de seda, al que ahora llamamos así por su rebelde naturaleza. En cierto modo, estamos orgullosos de ello. Nos sirve para dominar desde este castillo inexpugnable del infierno, para continuar dominando sobre este reino de tinieblas en el que nadie puede hacernos frente, ni aventurarse a explorar, azorados por la angustia y sus represiones. Y mientras, somos los causantes de crímenes cuya resolución pasa necesariamente por nuestra destrucción.

    MARATÓN DE SUEÑOS

    Cuando por fin la humanidad entendió que la realidad había que dejarla, no tocarla, que nada cambiaría para bien de todas formas, que nada sería como esperábamos, el físico teórico expuso su gran teoría, de nuevo, ante el auditorio mundial, que seguía la retransmisión desde todos los rincones del planeta, mediante el InterSphere.
    El rico Monopol, patrocinador de todo, que también entendió que su gran riqueza tampoco servía para poseer el mundo, que en realidad, aunque todo el globo terráqueo estuviera a su nombre y le perteneciese por completo, la verdad es que ni siquiera lo que tenía cerca y a su lado le pertenecía, pues ni siquiera su perro le pertenecía, y había muerto, a pesar de los tres mil cirujanos que intentaron revivirlo.
    InterSphere estaba conectado globalmente, todos habían sido sometidos a él. El físico comenzó su discurso y todos lo escuchamos subyugados. Después de una larga demostración, que nadie entendió pero que según los más sabios, era incontestable, infalsable, definitiva… concluyó su teoría diciendo: así pues no podemos cambiar el mundo, ni poseerlo, sólo podemos soñarlo, sin tocarlo siquiera, Monopol tendrá que soñar su perro, y todo el que de verdad quiera poseer algo debe únicamente soñarlo.
    Fue entonces cuando a Monopol se le ocurrió organizar las Olimpiadas Oníricas Mundiales, cuya prueba reina sería un Maratón de sueños. Se soñó una mascota, se soñaron las diferentes pruebas olímpicas, se soñaron los equipos, los deportes, los símbolos, los kilómetros de sueños que había que hacer, se soñaron las diferentes pruebas y carreras oníricas, se soñaron por supuesto los diferentes estadios, las competiciones, las medallas. Todo era soñado cada día de nuevo. Milimétricamente soñado hasta el más mínimo detalle, incluidas todas las pesadillas dantescas de algunos recalcitrantes. Todo el mundo tuvo su prueba, su sueño o pesadilla exclusivos.
    Y entonces ocurrió el milagro, la realidad dejó de pertenecer a nadie, ni siquiera a Monopol, pero los sueños pertenecían a todos. Por fin se hizo justicia: cada uno tenía lo que era suyo. Los sueños nos pertenecían, la realidad no. Al cabo de pocos años de sólo soñar, la naturaleza empezó a ser generosa, el calentamiento descendió en todo el planeta, los bosques volvieron a crecer, el clima se hizo generoso, el mar estaba recuperado y lleno de vida, las ciudades desaparecieron, la temperatura era tan benigna que no era necesario ni ropa, ni casas, ni transporte… porque todo se soñaba y los sueños eran cada vez más bellos, más perfectos, más armónicos.

    INUNDACIÓN

    A veces lloro y me arde el estómago,
    quiero contarte una historia de dulces cosas
    pero mis ventanas oscuras no me dejan ver
    y me arde el vientre de nueve a cinco.
    A veces grito en el mar y nadie puede oírlo.
    Quiero decir lo que quiero decir, desde este cuerpo,
    atrapado entre huesos y dolores,
    pero mis cuerdas están gastadas y secas.
    Di lo que quieras, está lloviendo otra vez.
    El bote hace aguas y hay huracán de nuevo.
    ¿De qué sirve gritar en la distancia del océano?
    ¿Y quién quiere vivir para siempre,
    en este mar terrible, sin salvación, sin fe?

    EL ENTERRADOR

    La patata es convenientemente incinerada en el horno, sin epitafio, sin cruz, sin cementerio. Luego es enterrada en caliente, con su mantequilla, su queso y su piel. Para conmemorar la muerte de la patata asada hemos tocado un responso de carcajadas y dos aves maría que nos han generado una risa tonta como si nos estuvieran haciendo cosquillas con una pluma en las costillas. El hilo de las tripas se ha puesto a coser sin aguja ni dedal. Tragar su muerte ha sido duro y la garganta se anudaba un poco pero el cuello ha sido fuerte y las amígdalas no se han dejado amilanar. La nuez ha hecho el resto. Ya no hay dolor, el duelo ha sido corto y feliz el entierro, en su blanca y reluciente tumba también hemos puesto un epitafio: “Se fuerte como una Roca”.

    EXT. TORRE. DÍA

    LAS NUBES son cisnes, cisnes blancos, grises o negros,
    sobre el lago azul y sereno del cielo.
    El sol es su jinete, y de las nubes, sube y baja
    con la montura celeste en que cabalga
    el monte o las montañas.
    Las nubes del monte lloran el mar sobre nosotros
    y nos devuelven, puras, las lágrimas lloradas
    por todos los vivientes.
    Mientras el frío viento las va esquilando,
    se precipitan como minúsculas banderas blancas de nieve:
    las banderas de paz de los abismos de la noche.
    La nube, aquella larga nube de plata,
    dorada también por el crepúsculo,
    es enhebrada por la torre para coser
    los abismos del cielo de la noche.
    La torre enhebra nubes, jugando entre campanas,
    esos camellos verdinegros que por la aguja
    pasan, juegan, tañen, cantan, bailan… a las almas.
    En esas nubes grises, blancas y negras
    naufragan las palabras y sus almas.
    No son ya nubes de agua o nieve,
    son nubes de palabras y de almas,
    que reman, como un Caronte de arriba,
    con el remo de la torre, y que pasan, pasan, pasan
    —pasa otra nube—
    un rebaño de nubes, de palabras y de almas.

    SOLVE ET COAGULA

    Sobre su ombligo crecen
    Burbujas atroces de pus.
    La bruma se extiende
    Por una playa infinita
    De cristales rotos
    Sobre los que institivamente
    El mendigo, arrastra
    Los jirones del delirio,
    Los guiñapos
    De estrellas apagadas
    Y todos sus rescoldos cenicientos.
    El mar eyacula
    una espuma verdosa
    Y naufragan sus sombras
    en los cielos de bruma.
    El sol adiestra las sienes
    del narrador omnisciente.
    Corto pues esta parte del todo
    Con aquella palabra afilada
    Y esta otra expresión cosecha
    Otro fragmento del ser entero.
    ¿Qué mundo no asciende ni desciende?