+34.644.144.268 info@aalf.me
     

    Etiqueta: Libros

    Calígula: Albert Camus

    Escrita en 1938 y llevada a la escena por Gérard Philipe en 1945, Calígula es una de las grandes piezas dramáticas de Albert Camus (1913-1960) y una reflexión sobre los problemas y obsesiones que nutrieron su creación literaria y teórica. La obra une a sus valores teatrales intrínsecos el propósito de llevar hasta sus últimas y devastadoras consecuencias las premisas teóricas del nihilismo y prefigura ominosamente el enloquecido desenlace de los regímenes dictatoriales de Hitler y Mussolini. Los temas recurrentes del absurdo existencial, la enajenación metafísica, el sufrimiento humano y la lógica del poder reciben, de esta forma, un despliegue dramático que discurre en paralelo a las novelas y ensayos del Premio Nobel de 1957, cuyo talento literario y sensibilidad ética se centraron siempre en una indagación sobre la complejidad, la ambigüedad y la riqueza de la condición humana.

    To G.A.W. John Keats

    Ninfa de la sonrisa hacia abajo y mirada

    esquiva, ¿ en qué momentos tan divinos del día

    eres más fascinante? ¿Cuando vas descarriada

    entre los laberintos de la expresión dulce,

    O cuando vas paseando tranquilamente en trance

    de pensamiento sombrío? ¿O cuando te apresuras,

    desaliñada, a ver la luz de la mañana,

    Y eximes a las flores en tu intrincada danza?

    Quizá cuando tus labios de rubí se separan

    dulcemente y se quedan así mientras escuchas.

    Pero fuiste educada para agradar del todo,

    por eso no distingo cuál es tu mejor temple.

    Y diré de igual forma qué gracia es la que baila

    frente a Apolo mejor que todas las demás.

    Fabrizio Dall’Aglio. No Era La Lluvia…

    No era la lluvia, no, no era la nieve

    no era el sol no era viento, y la estación

    era sólo su reducido espacio

    un bosquejo del tiempo, una visión.

     

    No era antes, no, no era después

    no era noche ni día, se soltaba

    y unía en un intervalo vacío

    de ti, de mí, de todo cuanto había.

     

    No eras tú, no, no era yo

    no era boca ni cuerpo mano ojo

    sino perdido al fondo de su imagen

    el inútil fulgor de una mirada.

     

     

    García Lorca. Yerma

    Escrita entre 1933 y 1934 y estrenada en Madrid en diciembre de este último año, Yerma sintetiza la riqueza del universo lorquiano. Poesía, música, escenografía y plástica se conjugan en una obra que, a caballo entre la tradición y la innovación, representa una de las cimas del teatro español contemporáneo. El autor definió su obra como “la imagen de la fecundidad castigada a la esterilidad”, dentro de ese dramático juego universal en el que se mueven sus criaturas: la oposición entre las fuerzas de la vida, destinadas a la libertad, y la opresión, hasta la muerte, que sobre esas fuerzas se vuelca.

    Gerald Durrell. Animales En General

    Tal como sentenciara en su día un famoso suplemento literario, ” si los animales, pájaros e insectos pudieran hablar, posiblemente concederían a Gerald Durrell uno de sus primeros Premios Nobel”. Animales en general, que recoge las amenas charlas que el popular naturalista dio en la BBC acerca de “Galanteos animales, “Animales inventores” y “Animales que desaparecen”, constituye una buena muestra del talento de su autor para describir con inimitable frescura, brillantez y gracia los mecanismos y peculiaridades de la vida animal.

    Carlos Fuentes. Aura

    Figura destacada del gran movimiento renovador de la literatura en castellano que tuvo su auge en Hispanoamérica en las décadas de 1950 y 1960, el mexicano Carlos Fuentes (1928) ha recibido, entre otros, el Premio Nacional de Literatura de México en 1984 y el Premio Miguel de Cervantes de Literatura en 1987. Aura es una novela corta macabra y perfecta, penetrada por un erostismo fantástico y fúnebre que desemboca imperceptiblemente en el horror.

    Einstein y Hawking

    ¡Triste época es la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio. Einstein.

    Tal día como hoy nacía el físico alemán de origen judío Albert Einstein, físico famoso por su Teoría de la relatividad.
    Tal día como hoy de 2018 muere Stephen Hawking, físico famoso por sus teorías acerca de los agujeros negros.
    Hoy se celebra el día del número Pi (3.14)
    Qué extrañas coincidencias!
    Ambos son grandes hombres que han aportado mayor conocimiento a la humanidad.
    Ambos creían que el mundo podía ser mejor y más humano.
    Nuestro homenaje a estos dos grandes de la ciencia.

    59 PRE-TEXTOS FORMALES PARA ESCRIBIR

    1. Testimonio. Escribir un testimonio para que aparezca en la página de Testimonios.
    2. Cintas fúnebres para citas célebres. Recopilar citas de autores que te gustan y ponerles una cinta fúnebre (enterrarlas simbólicamente).
    3. Guión multimedia. Escribir un guión multimedia, aventura gráfica o juego para internet.
    4. Entrevista personal y capotiana. Escribir y/o contestar una entrevista personal o bien una entrevista capotiana. Ficticia o no. Poética o no.
    5. Literatura Rayuela. Como Cortázar en Rayuela pero también para géneros no narrativos. Aprovechar el hipertexto de internet.
    6. Cartas. Escribir una o varias cartas a un conocido o a una persona imaginaria.
    7. Sinopsis documental. Escribir una sinopsis para un documental.
    8. Guión cinematográfico. Escribir un guión de cine o la sinopsis para un corto, medio o largometraje.
    9. Haikus. Escribir uno o varios haikus. Tratar de escribir un libro de haikus.
    10. Greguerías. Escribir una o varias greguerías. Tratar de escribir un libro de greguerías.
    11. Poema dedicado. Escribir un poema dedicado a una persona especial cercana o admirada.
    12. Poema experiencial. Escribir un poema sobre una vivencia o experiencia especial.
    13. Poema sentimental. Escribir uno o varios poemas sobre los sentimientos propios.
    14. Poema olfativo. Escribir un poema basado en el sentido del olfato.
    15. Poema auditivo. Escribir un poema basado en el sentido del oído.
    16. Poema visual. Escribir un poema basado en el sentido de la vista.
    17. Poema táctil o sensual. Escribir un poema basado en el sentido del tacto.
    18. Poema gustativo. Escribir un poema basado en el sentido del gusto.
    19. Canción pop o folk. Escribir una o varias canciones folk o pop.
    20. Poema satírico. Escribir uno o varios poemas satíricos.
    21. Poema de amor. Escribir un poema de amor.
    22. Poema erótico. Escribir un poema erótico.
    23. Reseña o crítica de un libro. Escribir una o varias reseñas o críticas de libros leídos recientemente.
    24. Monólogo cómico. Escribir un monólogo para “el club de la comedia”.
    25. Relato humorístico. Escribir un historia humorística de tres formas diferentes: narración, guión literario y teatro.
    26. Relato erótico. Escribir un relato erótico desde mi punto de vista y paralelamente desde el punto de vista del amante. Rozar los límites del erotismo y las perversiones reales o imaginarias.
    27. Relato de aventuras. Escribir un relato de aventuras mitológico y otro de aventuras reales y cotidianas. Escribir otro en el que ambas se mezclen.
    28. Relato de terror. Escribir un relato de terror desde un punto de vista científico, religioso, infantil, supersticioso y amoral o ilegal.
    29. Relato policial. Escribir un relato policial paralelo: desde el punto de vista de los “buenos”, desde el de los “malos” y desde un punto de vista ajeno.
    30. Relato fantástico. Escribir tres relatos fantásticos, uno situado en el pasado, otro en el presente y otro en el futuro.
    31. Autobiografías alternativas. Escribir varias autobiografías alternativas situadas en el futuro.
    32. Autobiografía. Escribir una autobiografía con diferentes extensiones: muy breve, breve, media, larga, muy larga.
    33. Biografía real e imaginaria. Escribir una biografía de una persona real y otra de un personaje imaginario.
    34. Cuento dos veces. Escribir el mismo cuento en dos versiones: para un público infantil y adulto.
    35. Relatos paralelos. Escribir un mismo relato con dos tramas paralelas.
    36. La novela imaginaria. Escribir una reseña sobre una novela imaginaria.
    37. La novela que me gusta. Describir una novela que te gustaría leer.
    38. Metáforas y no metáforas. Describir alguna situación, cosa o personaje sin metáforas. Hacer lo mismo con metáforas.
    39. Listas ampliables. Hacer listas ampliables de personajes, situaciones, estilos literarios diferentes a probar, títulos que te gustan, tramas, géneros literarios…
    40. Corriente de conciencia ajena. Escribir lo que creas que le viene a la mente a seis o siete personas totalmente diferentes en una misma situación.
    41. Corriente de conciencia interna. Escribir automáticamente lo que te venga a la mente. Probar en situaciones diferentes.
    42. Describir personajes. Describir seis personajes relacionados. Dedicarle a cada uno más tiempo y palabras. Empezar primero por los más importantes y luego por los menos importantes, o viceversa.
    43. Escribir un relato solo con diálogos. Empezar con un mínimo dos personajes. Ir aumentando los personajes hasta seis o siete.
    44. El relato viajero. Escribir un relato que se desarrolle en un sitio. Escribir el mismo relato desarrollándolo en seis lugares diferentes.
    45. Conversaciones callejeras. Escuchar conversaciones de la vida real. Anotarlas. Ficcionarlas.
    46. Escribir un relato caracol. Escribir un relato cada vez más grande, ampliándolo. Hacer seis iteraciones sobre el mismo, dedicando cada vez más tiempo.
    47. Escribir un relato cada vez más angosto. Escribir seis veces el mismo relato. Cada vez con menos palabras y en menos tiempo. Elegir sólo uno de ellos.
    48. Escribir desde un punto de vista extraño. Un Extraterrestre, Un Objeto, Un Turista, …
    49. Escribir desde el punto de vista del antagonista.
    50. Escribir desde el punto de vista del protagonista.
    51. Escribir desde el punto de vista de un narrador.
    52. Literatura coral. Escribir un texto con otras personas. Pueden ser dos o más personas las que participen. Se puede emplear con cualquier género.
    53. Aleatoria escritura. Escoger doce palabras al azar y escribir algo utilizándolas todas.
    54. La noticia. Escoger una noticia y reescribirla de forma que merezca la pena leerla.
    55. La foto. Escoger una foto y escribir sobre ella.
    56. Interrogar y torturar una idea hasta que “Cante”. Al estilo Al Capone…
    57. Buscar más formas y temas para escribir. Elegir 1 tema de cada 10.
    58. Relato breve. Escribir un relato breve. Ya mismo, ahora, sin más dilación.
    59. Sáltate todas las formas!

    Y AHORA, AÑADE EL TUYO…

    MORFEO

    Hoy he visitado dos casas inhabitables y sus almas vacías. LAS CASAS Y LAS ALMAS.
    La primera es una casa con planta en forma de L que tiene una salida a calles diferentes en cada uno de sus extremos. La casa tiene innumerables habitaciones y pasillos que forman un laberinto difícil de recordar. Hay estancias secas y oscuras pero también las hay húmedas y luminosas, con patios interiores soleados o lluviosos. Sus dos fachadas son viejas y resquebrajadizas. Una de ellas da al campo y se sale por un rústico y viejo portón de madera. La otra fachada da a una calle de ciudad de provincias y su puerta es de madera o hierro, según los días, aunque es de una apariencia mediocre. Es incómodo vivir en ella porque está casi vacía de muebles, desconchada y polvorienta. Tan solo una pequeña parte se usa. El resto es visitada ocasionalmente por dos de los tres moradores: padre, madre e hija. Únicamente la niña recorre con frecuencia los lugares más alejados e inhóspitos y conoce todos sus rincones y laberintos. El padre solo se atreve a recorrerla con su hija por miedo a perderse, aunque se siente atraído por sus enormes posibilidades y le agradan especialmente esos abandonados jardines y patios con galerías acristaladas a los que llega la luz y las nubes. La madre no sale nunca de los dos o tres cuartos principales que dan a la ciudad.
    La segunda casa es redonda y alta, con forma de cúpula y una indescriptible arquitectura de estancias interiores. La cúpula está recubierta por una única y continua estantería de libros imposibles de alcanzar ni leer. Nada tiene una función concreta en este alojamiento: se puede dormir, cocinar o bailar, de forma indiferente, en cualquiera de sus múltiple rincones. Aunque hay muros, vigas y escaleras… la separación entre espacios nunca es total ni resulta evidente. A veces se tiene la sensación de que los elementos arquitectónicos cambian a capricho y con desasosiego para algunos de sus habitantes y visitantes. Otros, en cambio, parecen acostumbrados a los cambiantes designios de la mansión. No se sabe si los vanos exteriores son puertas o ventanas. Por cualquiera de ellos se puede entrar y salir. Incontables personas, cada cual más extraña, entran y salen continuamente. Hay gente que vive allí siempre, en su recodo imposible y otros que entran tan solo a curiosear y marcharse. Se cuentan por centenas los cachivaches inútiles que la adornan y a los que los habitantes intentamos encontrar una utilidad para satisfacer una perentoria necesidad del momento: freír un huevo frito con un disco; oler las noticias en un tintero; escuchar música con unas gafas sin cristales; fabricarnos un reloj digital con una caja de cuchillas de afeitar o un smartphone con lo que parecen las pastillas de freno de un coche.