Nefastissimus Poetarum

guadaña que le alarga de regalo forzoso sobre el héroe primero qué hacer con lo que vivo? ley rige el cruel tablero labor será quimera me rodea su presencia la orilla que sutura dudando en el alero que todavía excitada alegre pulse un verso la lluvia no era suave a las esferas del seis viste […]

MORFEO

Hoy he visitado dos casas inhabitables y sus almas vacías. LAS CASAS Y LAS ALMAS. La primera es una casa con planta en forma de L que tiene una salida a calles diferentes en cada uno de sus extremos. La casa tiene innumerables habitaciones y pasillos que forman un laberinto difícil de recordar. Hay estancias […]

Lista polintrocárpica en Do sostenido menor sexo de…

Lista polintrocárpica en Do sostenido menor: sexo de inmersión, hora de ciento veinte minutos, domingo petrificado, periódico crujiente, lentejuela de mandil, peineta de neón, cuerda de intestino, patín de pan… con queso, píldora de zinc, peine anular, lengua de papeleta, hilo de madera, lunes de cobaya, sorbo de cucurucho, anzuelo de lacrimal, lluvia de serrín, […]

CONDENADO

Alguien debiera darle una bofetada en su carnal moflete. Vuelve a comer como un estúpido cochino, sin ningún respeto por el mar, con su engañosa y feliz apariencia. Siento frío. La herida de mi infancia se reabre ante este necio joven. Le prepararé un lugar en el laberinto de la muerte, me digo. No le […]

CONDENADO

Alguien debiera darle una bofetada en su carnal moflete. Vuelve a comer como un estúpido cochino, sin ningún respeto por el mar, con su engañosa y feliz apariencia. Siento frío. La herida de mi infancia se reabre ante este necio joven. Le prepararé un lugar en el laberinto de la muerte, me digo. No le […]

Alguien debiera darle una bofetada en su carnal…

Alguien debiera darle una bofetada en su carnal moflete. Vuelve a comer como un estúpido cochino, sin ningún respeto por el mar, con su engañosa y feliz apariencia. Siento frío. La herida de mi infancia se reabre ante este necio joven. Le prepararé un lugar en el laberinto de la muerte, me digo. No le […]

Alguien debiera darle una bofetada en su …

Alguien debiera darle una bofetada en su carnal moflete. Vuelve a comer como un estúpido cochino, sin ningún respeto por el mar, con su engañosa y feliz apariencia. Siento frío. La herida de mi infancia se reabre ante este necio joven. Le prepararé un lugar en el laberinto de la muerte, me digo. No le […]

CONDENADO

He sembrado como un tubérculo su carne y la he regado de rocío. Conviene tener ese detalle. Sólo porque hoy celebro esa clase de éxito moderno de enterrar al enemigo. Levanto mi sombrero. Le dejé en calzoncillos, pienso con gran satisfacción. En este laberinto, de todas formas, no lo van a encontrar. Qué muerte tan […]

He sembrado como un tubérculo su carne y…

He sembrado como un tubérculo su carne y la he regado de rocío. Conviene tener ese detalle. Sólo porque hoy celebro esa clase de éxito moderno de enterrar al enemigo. Levanto mi sombrero. Le dejé en calzoncillos, pienso con gran satisfacción. En este laberinto, de todas formas, no lo van a encontrar. Qué muerte tan […]

He sembrado como un tubérculo su carne …

He sembrado como un tubérculo su carne y la he regado de rocío. Conviene tener ese detalle. Sólo porque hoy celebro esa clase de éxito moderno de enterrar al enemigo. Levanto mi sombrero. Le dejé en calzoncillos, pienso con gran satisfacción. En este laberinto, de todas formas, no lo van a encontrar. Qué muerte tan […]

No es feliz Es manifiesto Sin embargo mientras…

No es feliz. Es manifiesto. Sin embargo, mientras hurga en el laberinto carnal de su herida, no ha dejado de comer. Oigo el ritmo al que engulle. Esa visión me transporta a una engañosa melodía de mi infancia en clave de sonora bofetada. De principio, un té rojo, dice. Abro la puerta y él pierde […]

CONDENADO

No es feliz. Es manifiesto. Sin embargo, mientras hurga en el laberinto carnal de su herida, no ha dejado de comer. Oigo el ritmo al que engulle. Esa visión me transporta a una engañosa melodía de mi infancia en clave de sonora bofetada. De principio, un té rojo, dice. Abro la puerta y él pierde […]

No es feliz. Es manifiesto. Sin embargo, …

No es feliz. Es manifiesto. Sin embargo, mientras hurga en el laberinto carnal de su herida, no ha dejado de comer. Oigo el ritmo al que engulle. Esa visión me transporta a una engañosa melodía de mi infancia en clave de sonora bofetada. De principio, un té rojo, dice. Abro la puerta y él pierde […]

CONDENADO

No es feliz. Es manifiesto. Sin embargo, mientras hurga en el laberinto carnal de su herida, no ha dejado de comer. Oigo el ritmo al que engulle. Esa visión me transporta a una engañosa melodía de mi infancia en clave de sonora bofetada. De principio, un té rojo, dice. Abro la puerta y él pierde […]

El laberinto

Esa era la clave, había que recorrer todo el laberinto para poder escapar de él. Era necesario ser sistemático, cualquier olvido nos mantendría indefinidamente allí. Además, no todos los pasillos estaban abiertos, había que crear las puertas entre ellos, lo que aparte de una gran intuición e inteligencia requería una gran dosis de suerte.

HEINRICH ZIMMER

Siempre me ha obsesionado la Arquitectura. No tiene Corazón, como un Diamante. En cambio la Flor era más sensible… Y, a pesar de todo, nada del Graal. ¿Por qué seguir buscando? Aquel Gráfico era un dolor de cabeza. No hay Identificaciones con el Laberinto. ¿Era el Loto el centro de aquel Mandala? Todo un Nudo, […]

HEINRICH ZIMMER

Siempre me ha obsesionado la Arquitectura. No tiene Corazón, como un Diamante. En cambio la Flor era más sensible… Y, a pesar de todo, nada del Graal. ¿Por qué seguir buscando? Aquel Gráfico era un dolor de cabeza. No hay Identificaciones con el Laberinto. ¿Era el Loto el centro de aquel Mandala? Todo un Nudo, […]

LOS CÓDIGOS DESATADOS

(Por artevirgo) Cuando el tiempo devolvió las cifras escondidas de la juventud cometida, llegó, para estremecerme, un idioma imprudente, que desató los códigos hasta dejarme ciego de mirar sin ver. Fui llevado cada mañana a una nueva certeza maldita, a un nuevo cobijo blando y cálido, condenado a los ingenios. Ignorar da delicias y alegrías […]

ARTEVIRGO

LOS CÓDIGOS DESATADOS Cuando el tiempo devolvió las cifras escondidas de la juventud cometida, llegó, para estremecerme, un idioma imprudente, que desató los códigos hasta dejarme ciego de mirar sin ver. Fui llevado cada mañana a una nueva certeza maldita, a un nuevo cobijo blando y cálido, condenado a los ingenios. Ignorar da delicias y […]