+34.644.144.268 info@aalf.me
     

    Etiqueta: estrellas

    Cuando ríes…

    Cuando te ríes, todo el mundo se detiene y mira un rato, porque eres increíble tal como eres.

    Mira las estrellas, mira cómo brillan por ti y todo lo que haces, como si fueran Pléyades.

    Porque todo mi yo ama todo de ti.

    Ama tus curvas y tus aristas, todas tus perfectas imperfecciones.

    Algo en la forma en que te mueves me atrae como ningún otro amante.

    Algo en la forma en que me amas.

    Porque, amor, tu alma nunca podría envejecer, es de hoja perenne y, amor, tu sonrisa siempre estará en mi mente y en mi memoria.

    Seré el mayor fan de tu vida.

    No puedo evitar mirarte, porque veo la verdad en algún lugar de tus ojos.

    Sigues siendo a la que pertenezco, sigues siendo la que quiero de por vida.

    HACIENDO EL AGOSTO

    Agosto, julio , calor, siega, hoz, dedales de cuero, era, trilla, mies, parva, montones de trigo, carro, mulos, trilladora, siesta, viento, botija, almuerzo, horca, horqueta, pala, raedera, amontonar, fanega, media, sacos, sogas, acarreo, aventado, padre, tíos, abuelo, primos, dormir en la era, estrellas, cuentos, imaginación, mi mono azul vaquero,

    LAS ESTRELLAS

    Cuesta creerlas hinchadas de hidrógeno,
    grávidas de helio y de sustancias cósmicas,
    explotando en la bóveda del cielo.
    Cuando las vemos desde aquí,
    parecen los ojillos de peces diminutos,
    parecen tan tranquilas y pequeñas,
    que dan ganas de invitarlas a cenar,
    de arroparlas con nuestras viejas mantas,
    de dejarlas que duerman
    hasta el mediodía,
    de decirles que aguanten,
    que no se dejen borrar
    por ese azul que acaba
    quemándolas de ozono,
    vistiéndolas de día.
    Pero yo sé el secreto de su nieve
    y es que solo florece en las tinieblas.
    Sea, humilde estrella.

    SOLVE ET COAGULA

    Sobre su ombligo crecen
    Burbujas atroces de pus.
    La bruma se extiende
    Por una playa infinita
    De cristales rotos
    Sobre los que institivamente
    El mendigo, arrastra
    Los jirones del delirio,
    Los guiñapos
    De estrellas apagadas
    Y todos sus rescoldos cenicientos.
    El mar eyacula
    una espuma verdosa
    Y naufragan sus sombras
    en los cielos de bruma.
    El sol adiestra las sienes
    del narrador omnisciente.
    Corto pues esta parte del todo
    Con aquella palabra afilada
    Y esta otra expresión cosecha
    Otro fragmento del ser entero.
    ¿Qué mundo no asciende ni desciende?