+34.644.144.268 info@aalf.me
     

    Etiqueta: camino

    Noche sin ojos

    Acaríciame, noche sin ojos
    Bacante surgida de mi sombra
    ¿Cómo puedes reparar un corazón roto?
    Así en el amor me entrego, querida
    Nada, amor, significa mucho
    Si no tiene ese sombreado swing
    No tiene que ser una gran estrella
    Mi chica está en el dulce paraíso
    Algún día estaremos latiendo al unísono
    En el oscuro camino del sol

    EXT. PARQUE DEL RETIRO. DÍA

    Flota un cisne negro buscando en el estanque un pedazo de algo que llevarse al rojo pico. Nadan los ánades en el agua de verdín mientras en la orilla alimentan y espulgan a sus crías. Pelean las palomas con los cuervos. Ladran los perros. Un paseante solitario está ajeno a todo bajo la lluvia. Camino solitario entre estanques cenagosos, cuevas de helechos retorcidos, palacios de cristal heridos y vuelvo a mirar la estatua de un ángel caído.

    SOLVE ET COAGULA

    Oh, exclama, como nunca,
    mientras este demonio lleve miseria
    sin razón, que a otra ciudad o
    tiempo marche con deseo ingrato
    entre la bruma para
    cuajar lágrimas deshechas
    pero súbitamente
    maraville su riqueza.
    Por ti, cada caída en el fango,
    la fuerza del camino, tu amante
    despojada de vestimenta,
    mas pronto todo el aguardiente
    de satán, que causa esa visión,
    querrá este tiempo
    de pillaje, no santo.
    Adorar la miseria de occidente
    La novela que enciende
    Su última hoguera y
    cultiva la domesticidad
    al solicitar mi abominio,
    que alguien tiene ya dorado,
    por enternecidos estados.
    Mi desenfreno llora, pero
    Sigue adelante su alegría,
    asumiendo que está condenada,
    y continúa haciendo oler al pueblo
    con el sauce de las multitudes.

    Eramos un desastre Sin embargo eras mi desastre…

    Eramos un desastre. Sin embargo, eras mi desastre, mi hermoso caos, eras mío y ese camino a tu lado lo llevé con dignidad, honestidad, entrega y amor. Eramos como la noche y el día, como el cazador y el lobo, en franca rebeldía de este amor que nos construía y nos daba miedo, una clase de miedo distinta a la de los demás. A veces la perfección atemoriza, porque no quieres perderla.