Una banda de forajidos aterrorizan a los habitantes de un pequeño pueblo, saqueándoles periódicamente sin piedad. Para repeler estos ataques, los aldeanos deciden contratar a mercenarios. Finalmente consiguen los servicios de siete guerreros, siete samurais dispuestos a defenderlos a cambio, tan sólo, de cobijo y comida.

Los Siete Samurais (Shichinin no samurai) es uno de los clásicos más influyentes del cine de aventuras. La cinta fue León de Plata en el Festival Internacional de Cine de Venecia de 1954 y es una referencia ineludible en la obra cinematográfica de Akira Kurosawa y del cine de aventuras en general. No en vano, fue la inspiración directa de otro de los grandes clásicos del cine, en este caso de uno de los western más míticos de todos los tiempos, Los siete Magníficos.