Todas las barcas flotan,
mar aspirante y aspirado,
bajo nubes profundas cárdenas,
azules, rojas y naranjas
en el rumor de sombra.
Del hondo horizonte vienen todas
vestidas de rutilante y azul,
a abrazarse con vueltas de resaca
en verde orilla desde verde orín.
Mar desierto, con mares mezclados
en redonda conciencia del azul,
que me habla y me canta,
que me confía y me afirma;
por ti yo paso en pie de alerta,
en mí pretil sentado,
conforme con mi viaje.
Todas las nubes que vinieron,
que vienen y que vendrán,
me rodean con signos insondables;
ellas son para mí
la afirmación alzada de este hondo
fondo de aire en que yo vivo;
el flotar verdadero del flotar,
el flotar del tesoro en lo alto abismal.