El viejo

Nadie sabe de su dolor,
nadie de sus sombras
ni de la ausencia.
Sólo es pellejo cansado
sobre frágiles huesos
que un día caminaron
ufanos de juventud.