Esputo a vuestros dioses
y estantiguas ilusorias
esputo a vuestras redes sociales
manejadas por los más ricos del mundo
esputo a vuestros ídolos de la televisión
y los canales de youtube
esputo a vuestros rubius, vuestros idiotus,
y a vuestra propaganda de mierda
esputo a la página que escribo,
esputo a mis palabras plasmáticas, purulentas
esputo hacia el cielo
y recibo mi parte de salivajos
esputo en todo lo sagrado:
el amor, la amistad, la paz y la justicia…
esputo en vuestra sangre
esputo en los centros de salud mental
de todo el planeta
esputo en los palacios de justicia,
en vuestros areópagos y en vuestros fueros
esputo sin saliva,
con la garganta reseca
de gritar que os esputo,
que me esputo cada día
para recordar que sólo somos
saliva arrojada hacia el cielo
que cae para devolvernos
nuestra parte de babas
y espumarajos.