Nunca te quedes sentado entre dos inviernos.