Scriabin

Scriabin no era una persona corriente. Su carácter moralista estaba impregnado por la simbología del Trébol. Sorprende por ello a los detectives, que no acaban de comprender…