Parricidio y telemarketing

Una mujer cometería parricidio antes que dejar sonar el teléfono. Esta es la única razón por la que, increíblemente, tiene éxito el telemarketing.