Anus horribilis

En cuestión de arte sólo hay dos cosas peores que el vanguardismo: una exposición de arte de una casa regional y mi proctólogo.