Stevens, Leslie

Ni siquiera podemos saber si era hombre o mujer. El asesino ha enmascarado incluso su código genético, como también ha hecho con el suyo propio (¿no será lo del pantano?).