Su presencia convierte las tapias en escenarios