Idilio gélido

Era uno de esos días cálidos de principios del verano en los que aún quedaba un resquicio de primavera. Se desnudó al llegar a casa. Tomó una lata de cerveza y la acarició quitándole el rocío que la cubría. Tiró de la anilla y besó su boca dejando caer unas gotas de gélida espuma.