AHASVERO

Fumaré un cigarro tan grande que necesitaré a la luna como cenicero, Celeste. Sí, Celeste, hoy me fumaré ese cigarro que siempre quise fumar a tu lado. Un cigarro tan grande y largo como la vía láctea. Un puro de estrellas. Y dejaré que las nubes palidezcan ante el humo que voy a soltar. Un humo que durará siglos. Y será tóxico y embriagador, como el odio, como el amor. Voy a necesitarte a ti y un gran cenicero, un cenicero como la luna. Venga, vamos a encenderlo.