DOS LOCOS CONVERSAN EN LA TABLA REDONDA

—Estamos hartos de este juego. Todos esos objetos maravillosos de los que hablas no son más que pamplinas, …el Graal, el rey Arturo, la Tabla Redonda… Historietas medievales de caballeros andantes dignas de la más ácida novela de Cervantes.
—Sí ciertamente, arrojemos al pantano al número doce. Al fin y al cabo, yo sólo soy un loco más.

+