De pequeño gustabame hundir el frasquito de perfume…

De pequeño gustabame hundir el frasquito de perfume de la abuela en la pila llena de agua, al soltarlo ascendía con mayor o menor dificultad según contenido, hasta que por designios de infantil avatar, el liquido elemento se turbo amarillo, acto “mojolofrastico” por excelencia que no convenció a su dueña para fastidio de ambos.

7 Replies to “De pequeño gustabame hundir el frasquito de perfume…”

  1. Su abuela debe haber sido una santa lai. En su caso creo que “mojolofrástico” sería casi un verbo. ¿Quién no ha realizado tal acto aunque sea en otras circunstancias? Ya sea jabones en tinas o pelotas en piscinas (variante del anterior, lo sé).

  2. Pues acertó, es Santa Abuela del Lai, martir e inconfesa (pues mis fechorias son grandes y ningun cura le absolveria) >:-]

  3. Ya te digo ojo azul cielo turbio…

  4. ¡Te ríes porque lo has hecho! Los sobrinos son ideales para eso: para jugar es las piscinas y para llevarlos a ver las películas de Disney (y así uno las ve sin culpa).

+