La colección LOS PROBLEMAS ESPIRITUALES DE NUESTRO TIEMPO…

La colección LOS PROBLEMAS ESPIRITUALES DE NUESTRO TIEMPO aspira a ofrecer al lector español algunos de los principales libros que, en reducido volumen, inician una nueva manera de pensar o toman posición frente a ella. La complejidad de preocupaciones y de intereses que atraen hoy la atención del hombre culto le impide, las más de las veces, el acercarse al tratado amplio, cuando éste no pertenece a su especialidad profesional. Pero como, por otra parte, no se debe vivir al margen de las cuestiones del día, los tomitos que seguirán quieren satisfacer esta exigencia.

EL EXISTENCIALISMO ATEO DE J. P. Sartre, por el ilustre filósofo belga Roger Troisfontaines, es una crítica agudísima, diríamos más bien aniquiladora, de la voluminosa obra de Sartre, L’Etre et le Néant, que ha producido un tan gran escándalo en el mundo, por su ateísmo radical, y cuya lectura la Iglesia se ha visto forzada a prohibir. Con el libro que presentamos se tiene, al mismo tiempo que la exposición de sus ideas básicas, la superación de las mismas, lograda por Troisfontaines de manera brillante.

EDITORIAL MARFIL

PRECIO: 30 Ptas.

8 respuestas a “La colección LOS PROBLEMAS ESPIRITUALES DE NUESTRO TIEMPO…”

  1. Y el degenrado encima destaca en negrita: “cuya lectura la Iglesia se ha visto forzada a prohibir”.
    ¿Qué desprecio será suficiente para tales ideas?, como bien dijo Nietzsche.

  2. Veo que, por lo menos, tienes sentido del humor. Igual, gracias por la oferta; pero mejor paso. Una pregunta: ¿Roger Troisfontaines es católico?

  3. Hombre, Troisfontaines es como el médico forense, que ve cosas que están vedadas a casi todos los demás. Superar las ideas de Sartre era un trabajo sucio pero alguien tenía que hacerlo. Fue Roger Troisfontaines el elegido, le tocó a él cargar con la cruz.

  4. ¿Y cómo hizo para leer el libro de Sartre si la Iglesia lo había prohibido? Me parece que estos católicos son de poco fiar…

  5. Hay que ver si realmente lo logró; una cosa es decirlo y otra, muy diferente, hacerlo. Máquinas de movimiento perpetuo he visto decenas a lo largo de mi vida.

Comentarios cerrados.