3 respuestas a “Ya la gorda alemana cedió”

  1. La emperatriz, compuesta y sin novio.

  2. No le costó mucho, ya venía cediendo con el Apfelstrudel, el Brötchen, el Gebratene Fleisch y el Beerenauslese. Ojalá tuviese yo esa incontinencia.

  3. Reventó la faja e inundó de “Scheiße” a todos.

Comentarios cerrados.