Caso de conciencia ¿eres un estúpido indignado o…

Caso de conciencia: ¿eres un estúpido indignado o un cabronazo antisistema?

10 Replies to “Caso de conciencia ¿eres un estúpido indignado o…”

  1. ¡¿No contemplas una posibilidad en la que aparezcan combinadas: inteligencia, antisistema, indignación?!. La casuística de mi conciencia y de mi vida me impide responder a tu malsonante demanda, Viva.

  2. Olvidas el camino de la ironía y el humor.

  3. No, no que no la olvido, más bien la practico (otra circunstancia vital compartida) con estulcia caprina e indignación

  4. Estulticia, necedad, bobería, idiotez, estupidez,…¡selecciona la que más te guste!

  5. Has de saber que las cabras son más inteligentes que nosotros. Te informo.

  6. Julio Santizo Coronado (Facundo) dice:

    Ruégoles no hacer descender la lectura del termómetro del respeto (o hacerla subir demasiado). En todo caso, no hay ni habrá (seis mil años de historia documentada y de pruebas a troche y moche lo demuestran) gobierno o sistema político que arregle los problemas de la humanidad. Ni siquiera alcalde que componga la situación de su pueblo, menos una organzación (ONU, por ejemplo) que, dividida en facciones y llena de gente que no está dispuesta a ceder un poco, enmiende, sino solo remiende, la situación global que ya no tiene remedio. Aceptémoslo. Dice Álvaro Mutis en su novela La Nieve del Almirante: “Lo mejor es dejar que todo suceda como debe ser. Así está bien. No se trata de resignación. Lejos de eso. Es otra cosa. Tiene que ver con la distancia que nos separa de todo y de todos. Un día sabremos”. Así pues, queda probado de nuevo el axioma: “No se pone un remiendo de tela nueva sobre una prenda vieja, ni se llenan de vino nuevo odres viejos”. Los remiendos terminarán por encogerse y empeorar la rotura y el vino nuevo expelerá gas que hará reventar los odres viejos. Y esto está por reventar y por terminar de rasgarse. ¡Paciencia!

  7. Voy a embriagarme con revientaodres.

  8. ¡Gracias, Facundo, por tus palabras y por proporcionarnos ese nuevo vocablo, tan enriquecedor, por otra parte, revientaodres!. ¡Me lo quedo! y, a lo mejor, a embriagarme que aún queda noche (como ha hecho nuestra anfitriona. Por cierto, Viva: lo de caprina no era por aludir a la falta de inteligencia del animal que me da mi leche amada sino que lo he usado como sutituto de cabronazo, a mí, como a Facundo, no me sientan bien los insultos, se me escurren ). Feliz y ebria noche

+