3 respuestas a “Ahogarte en tu propio vaso porque tus brazadas…”

  1. ni siquiera la lluvia tiene manos tan pequeñas…

Comentarios cerrados.