Fueron enviados los siete contra Tebas y la Esfinge se derrumbó. Más ahora reinaba el Septenario, para ejercer sus propios estragos. Está escrito, el que hoy te libera, mañana te esclaviza. Si la libertad se deja en otras manos, no es libertad.

+