Calorías vacías llenan nuestro vacío existencial.