La publicidad no es un demonio es mucho…

La publicidad no es un demonio, es mucho peor, es una bruja vestida de diosa

+