Lo admito

Vale, admito que no hay nada que guste más a un hombre que pisar a otro hombre, pero, por favor, quítame ya las botas de encima

+