La fe del vitalista

El verdadero dios es la vida –tan problemática y denostada por esos idólatras creyentes en el más allá– y nuestra teología es la biología.

+