PANDEMONIA

Tus besos llegan a mis labios
como ósculos oscuros del deseo,
como lobos aullando,
como demonios ardiendo
que penetran
la cueva de mi boca.